El 80 % de las liquidaciones del impuesto de sucesiones en Galicia son erróneas

L.C.LL. VIGO

VIGO CIUDAD

La Axencia Tributaria perjudica a las empresas familiares, según denuncia el Circulo de Empresarios de Galicia con sede en Vigo

10 mar 2021 . Actualizado a las 13:38 h.

El 80 % de las liquidaciones de la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga) sobre el impuesto de sucesiones son anuladas por el Tribunal Económico Administrativo (TEAR). Galicia está a la cola de España por una mala praxis administrativa. En el impuesto de transmisiones, el TEAR estima casi el 77 % de las reclamaciones, solo superado por Cantabria y Aragón.

El Círculo de Empresarios reclama un órgano de control de calidad que fije los criterios interpretativos ya que perjudican las transmisiones de patrimonio y empresas. Galicia concentra casi la cuarta parte (23,17 %) de las reclamaciones interpuestas ante los tribunales económico-administrativos (10.096 en total en 2019) contra resoluciones de las haciendas autonómicas sobre el impuesto de sucesiones y donaciones. En el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos, el porcentaje supera el 13 %.

La alta litigiosidad en el impuesto sobre sucesiones, se debe a la negativa de la Axencia Tributaria a reducir el impuesto de las empresas familiares. La legislación gallega transcribe recoge las recomendaciones de la Comisión Europea de eximir la fiscalidad de la transmisión mortis causa de la pequeña y mediana empresa, esencial para la conservación del tejido empresarial europeo. Sin embargo, en la interpretación y aplicación de esta legislación favorecedora de la continuidad empresarial « la norma se reinterpreta por la Atriga; se retuerce e inaplica de plano, causando un daño superlativo al tejido empresarial, que luego, años más tarde, repara el Tribunal Económico Administrativo Regional de Galicia, solo si la empresa pudo superar el pago desorbitado de una liquidación tributaria injusta», señala el Círculo de Empresarios. Este daño afecta especialmente a los pequeños y medianos empresarios gallegos. Por eso el Círculo exige una necesaria armonización fiscal y lo mismo en la interpretación de las normas. La institución empresarial intentará retomar las conversaciones iniciadas, conjuntamente con otras entidades, en 2019 con la Consellería de Facenda y la Axencia Tributaria «que se vieron interrumpidas por falta de interés de la Consellería de Facenda».