La pista de enduro de 800 metros clandestina que levantaron moteros en Teis en la pandemia

Los comuneros se ven desbordados por los daños de motos, quads y bicis eléctricas


VIGO / LA VOZ

Los montes de Teis están saturados de gente y sus comuneros, en estas circunstancias, piden abiertamente que no suban más ciudadanos, ni motos, ni quads o bicicletas eléctricas. «Polo menos ata que se calme todo», explica Eduardo García, presidente del colectivo desde hace 16 años. El problema de problemas llegó con la pandemia, pero no en forma de virus y sí de masificación. Ocurre en todo el perímetro rural de Vigo desde que finalizaron los primeros 100 días de severo confinamiento. Ya en Teis, tras aquellos 100 días de reclusión total, los comuneros se toparon con un circuito artesanal de enduro para hacer carreras. 800 metros de trazado sachado manualmente, con sus curvas de todo pelaje y mezclándose con la naturaleza. También llevándose por delante todos los árboles y ramas que sus creadores consideraron oportuno.

«Atopámolo así cando puidemos regresar, o peor foron os cartos perdidos». Eduardo se refiere a los 160.000 euros invertidos en ese mismo terreno dañado. 80.000 salieron de los comuneros y, el resto, de la financiación pública. Hoy ya no queda nada solo una valoración de daños oficial de 3.000 euros. La misma fue aportada a la denuncia presentada ante el Seprona de la Guardia Civil para que investigue los hechos. La Policía Local de Vigo y la Policía Autonómica también fueron notificados. El gran problema para los comuneros es que aquello no fue un hecho aislado.

Lo siguiente, ya en junio, coincidiendo con la recuperación de la libertad de movimiento, fue la aparición constante de ramas de árboles cortados por grupos de motoristas y ciclistas para circular sin contratiempos por zonas que no están permitidas. Los comuneros también hacen labores de vigilancia, y hay fotos de ciclistas, matrículas de coches, pero no hay ninguna prueba que permita ubicar a nadie cortando algo en el momento exacto. De ahí la complejidad de acusar a nadie en firme. Otro gran problema lo provoca las bicicletas eléctricas, que suben por pendientes cerradas al paso. Incluso por un aula de formación ambiental, del que se benefician todos los colegios de Teis, se ha sufrido destrozos y erosión en una zona especialmente sensible.

Público variado

El diagnóstico de Eduardo es certero: «Ven xente que non viu nunca e non sabe comportarse, non se pode deixar subir aos nenos a calquera sitio, o rompan e marcharse. Esmagan os camiños, espantar aos animais...». Eduardo, para evidenciar el grado de exposición que sufren, saca de su teléfono móvil las pruebas definitivas. Todas concentradas en una página web que alimenta sus contenidos con propuestas de rutas para recorrer. Una de las recomendaciones es la pista de enduro trazada en Teis hace un año, incluso con referencias de cómo saltar un muro. Dicho muro, hoy, concluye Eduardo, es una sombre ruinosa de lo que era hace un año.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La pista de enduro de 800 metros clandestina que levantaron moteros en Teis en la pandemia