Nerviosismo entre los padres por el cierre de la escuela infantil del centro de Vigo

Las dependencias municipales del Casco Vello serán derribadas y los niños se trasladarán al colegio Ramón y Cajal (Picacho)


vigo / lA voz

El anuncio del cierre de la escuela infantil municipal Santa Marta por el derribo del edificio en el que se ubica en el Casco Vello ha generado preocupación y malestar entre las familias.

La alternativa que han recibido los padres es trasladar a sus hijos el próximo curso al colegio Ramón y Cajal, más conocido por Picacho. No creen que sea la solución más adecuada al tratarse de un centro que carece de patio y al que, piensan, no le sobrará tanto espacio.

Pero, lo que más preocupa es que, según les han comunicado desde el Concello, para el siguiente curso no se abrirá el plazo de matrícula nueva, lo que indica, dicen, la desaparición de la escuela.

«Las familias que pensaban matricular a sus hijos están nerviosas porque ahora no saben qué van a hacer», comenta Iria Salvande, presidenta de la federación de asociaciones de padres de Vigo y comarca, Foanpas.

Alude al acuerdo que había con la anterior concejala para que antes de que se derribase la actual escuela se abriera otra a unos 200 metros, algo que ahora se ha quedado solo en reubicación.

La representante de Foanpas advierte que no se puede dejar al centro de Vigo sin escuela infantil municipal, ya que esta es la única que hay del Concello. Máxime, añade, cuando el Barrio do Cura supondrá un aumento considerable de la población infantil. Esto, al margen de la situación laboral en la que puedan quedar las trabajadoras, denunciada ayer mismo por sindicatos como la CIG Ensino.

La delegada territorial de la Xunta en Vigo, Marta Fernández-Tapias, señala que «O alcalde suprime un servizo tan importante como una escuela infantil municipal sen ningún tipo de planificación e pretende que sexa a Xunta quen solucione a súa neglixencia».

A la espera del informe definitivo de la Inspección Educativa y del pronunciamiento del Consello Escolar y del claustro de profesores,entiende que el CEIP Ramón y Cajal no puede asumir las pretensiones del alcalde, especialmente en medio de una pandemia en la que se deben cumplir una serie de protocolos sanitarios.

Con relación a las escuelas infantiles, en general, el grupo Marea de Vigo solicita al gobierno local la exención de pago en estos centros para las familias con rentas per cápita menores a 500 euros en este año. Alega que se trata de un año difícil para muchas familias y además no gozarán de descuentos en impuestos importantes como agua, basura o IBI.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Nerviosismo entre los padres por el cierre de la escuela infantil del centro de Vigo