El teletrabajo dispara las reformas de viviendas en Vigo y su área

Firmas especializadas estudian los puntos de luz y el color de las paredes


vigo / la voz

Las reformas en los interiores de las viviendas han experimentado un auge a medida que la pandemia se ha ido prolongando. Lo que se inició con mejoras en las cocinas tras aumentar el tiempo que se pasa en ellas, se ha ido extendiendo a estancias como balcones y terrazas, y ahora, con el despegue del teletrabajo, se han disparado las peticiones de espacios en los que ejercerlo con comodidad.

«Solicitan reformas para habilitar espacios que mejoren las condiciones del teletrabajo, piden pequeñas habitaciones o integrar una zona en el salón», explica el arquitecto Xavier Pousa, del Estudio xL y autor, con Lara Leal, de la reconversión de un cine antiguo en una sala de estudio en Tomiño.

De hecho, ya hay firmas especializadas en crear espacios para teletrabajar que estudian los puntos de luz, el color de las paredes, la decoración e incluso detalles que permitan tener un espacio sin disponer de una habitación específica, como distinto suelo o color que el resto de la estancia. Esta última opción se está haciendo, sobre todo, en las viviendas más diáfanas, que apenas tienen tabiques de separación.

Otra demanda muy ligada a la anterior es la mejora de la eficiencia energética con cambios de ventanas y aislamientos, según explica Pousa.

Si se trata de viviendas unifamiliares se están habilitando espacios para teletrabajo, como porches o zonas de jardín que hasta ahora permanecían prácticamente olvidados.

Los clientes para este tipo de obras son de todo tipo: «Más bien de mediana edad, entre la treintena larga y los cincuenta, y lo que se quieren gastar oscila mucho, pero puede situarse entre los 30.000 y los 70.000 euros aproximadamente, aunque hay muchos presupuestos», indica. «Notamos también un aumento del interés por la vivienda nueva, nos preguntan por terrenos para construir, si se puede hacer algo, y vemos la posibilidad», añade Xavier Pousa. También los profesionales de Liqe Arquitectura detectan un aumento de las reformas. «La gente busca, sobre todo, más calidad en los espacios, vistas, terrazas...», comenta María José Núñez.

Al arquitecto José Antonio Martín Curty le sorprende cómo ha cambiado la demanda en los últimos meses. «Antes, cuando hacías la distribución, nadie quería terraza abierta y los promotores la eliminaban. Ahora ven bien incluir espacios abiertos, aunque no sean muy grandes, pero que al menos se pueda poner una silla», dice.

La misma tendencia detectan empresas especializadas en reformas. Admiten que este tipo de actuaciones tienen un abanico muy amplio que puede ir desde la creación de un tabique simple para dividir una estancia de teletrabajo a reformas integrales.

La empresa viguesa Decomar observa que la gente tiene más ganas ahora de hacer cambios. «Con el tema de la pandemia, como no se gasta en vacaciones ni en ocio y se queda en casa, las reformas han crecido en torno a un 30 % con relación al año anterior», comenta el director general, Rafael Sánchez.

«Nunca pensé tener un despacho en casa y por eso no lo tengo adaptado»

El teletrabajo tiene sus adeptos y detractores, sus ventajas e inconvenientes, según el tipo de trabajo, el espacio, las circunstancias personales y las facilidades de las que se disponga. Con relación a los municipios en los que se ejecutan más obras de reformas, tanto arquitectos como empresas coinciden en que se hacen indistintamente en el ámbito urbano y rural. En pisos son más bien de tipo estético y en las viviendas unifamiliares se centran más en aislamientos.

«En cuanto a luz y vistas he ganado, pero me gusta más la oficina, no estás tan aislada, tienes compañeros y mejor ánimo. Mi trabajo es técnico y a veces es bueno cambiar impresiones», explica Lexandra Domínguez, quien lleva trabajando en su casa de Moaña desde que empezó la pandemia. Una de las cosas que la desesperan a ella, que es muy rápida, son los tres megas que tiene para trabajar con el ordenador. Por espacio, al ser una casa, no tiene problema y trabaja en el comedor. «Nunca pensé tener despacho en casa y no lo tengo adaptado», comenta.

Clara Terrón trabaja temporalmente en su casa de Nigrán, aunque no es su domicilio habitual. «La oficina está en Madrid y solía ir dos días; ahora estoy aquí, en mi mesa de estudiante de toda la vida. Estoy cómoda. Por la tarde, si tengo algo extraordinario, igual voy al salón, así estoy acompañada y también me vale la mesa», explica. Valora las facilidades que le dan para teletrabajar y estar una temporada cerca de su familia, pero siente la necesidad de ir a la oficina, «porque la casa te atrapa un poco». A veces echa de menos un ordenador más grande al que le haría un hueco en una mesa de trabajo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

El teletrabajo dispara las reformas de viviendas en Vigo y su área