Bares con terrazas cubiertas en Vigo: aquí puedes ir a comer pese al covid y la lluvia

Laura Míguez Rúa
L. Míguez VIGO

VIGO CIUDAD

M.MORALEJO

Locales bajo soportales, otros en patios resguardados o restaurantes que apuestan por invertir en toldos y sistemas de calefacción, estas son algunas de las alternativas que tienes

22 ene 2021 . Actualizado a las 15:40 h.

Tocado y hundido. El sector hostelero de Vigo, como el de la mayoría de Galicia y el resto de España, trata de sobrevivir como puede a la pandemia del coronavirus y las restricciones de los diferentes gobiernos. Desde el jueves pasado, en el caso de la ciudad olívica los amantes de sentarse a la mesa fuera de su casa y que le den la comida hecha se han quedado con menos alternativas. La nueva norma de cerrar el interior de bares y restaurantes obliga a los clientes a quedarse en las terrazas. Y con la amenaza de encadenar temporales... la comida del mediodía fuera de casa se pone aún más complicada. 

Pero aún existen alternativas en la ciudad donde te puedes proteger de la lluvia y cumplir las normas por el covid-19. Terrazas donde los toldos superiores se complementan con laterales, con estufas para ayudar a llevar el frío, patios protegidos o soportales son los aliados perfectos para que restaurantes y bares de Vigo puedan seguir trabajando e intentando sobrevivir al cierre. Aquí te contamos algunos, pero no dudes en añadir en comentarios todos los que conozcas y recomiendes!. 

Casa Manolo

Camiño Espiñeiro, 29. 986 26 47 52

Este local especializado en mariscos y pescados que regenta con buena mano María Jesús Méndez, conocida como Pilu, tiene una terraza que es de lo más codiciado en estos momentos. Protegida por muros y con un toldo superior que evita las inclemencias del tiempo, la apuesta se completa con unas estufas para que los comensales puedan estar cómodos. «No es como para estar en manga corta pero sí sin abrigo. Somos unos privilegiados», explica esta empresaria. De las 80 personas que podían albergar en sus buenos tiempos ahora se reducen a veinte, la mitad del aforo de su terraza. El servicio arranca sobre las 13.00 y ofrecen siempre 5 o 6 pescados y otros tantos mariscos, todo fresco y con opción de cocinarlo a la brasa. Pese a esa terraza, como es lógico, la situación pasa factura, una de sus empleadas ha tenido que acogerse al ERTE y otra está a tiempo parcial. «Lo peor es no ver futuro, porque igual en 15 días o menos nos cierran del todo». Para disfrutar de este pequeño lujo en el corazón de Teis es casi imprescindible reservar.