Cerveza artesana para ayudar a los perros sin hogar de Os Biosbardos

Begoña Rodríguez Sotelino
begoña r. sotelino VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

XOAN CARLOS GIL

Roybeer lanza una edición con las caras de canes en adopción de la protectora con base en Ponteareas atendida por voluntarias que se ocupan de más de 500 mascotas de Vigo y su área metropolitana

12 ene 2021 . Actualizado a las 00:02 h.

Consumir una cerveza no suele considerarse un acto solidario. Pero sí en el caso que se expone a continuación. La iniciativa que ha puesto en marcha Javier Acosta así lo demuestra, ya que el chef vigués acaba de poner en circulación una edición especial de su marca, Roybeer, dedicada a los perretes sin hogar que aguardan una oportunidad en el refugio Os Biosbardos.

Acosta empezó hace más de un lustro a fabricar su propia marca aprovechando el poco tiempo libre que le dejaba su trabajo en el restaurante Lisboa del hotel Zenit, algo que, según cuenta, ahora y por desgracia, se ha ampliado mucho ya que desde marzo del 2020 la pandemia le ha dejado con una mano sobre otra en cuanto a su oficio como cocinero. «Antes era un hobby y ahora estoy centrado en la cerveza. La idea de colaborar con Os Biosbardos me rondaba en la cabeza desde ya hacía tiempo y se me ocurrió la edición de esta serie dedicada a ellos haciendo unas etiquetas personalizadas con la foto de cada perrito que está en adopción», cuenta.

Su devoción por los canes es algo que siempre tiene presente tanto en lo personal como en su vida laboral, ya que el local de verano, el furancho urbano que abrió en Guixar es petfriendly y la marca que creó está dedicada a su propio perro, Roy, que es adoptado. Ahora, además, ha querido empezar el año con una acción para ayudar a la protectora ubicada en Ponteareas, con la que colaboran cerca de medio centenar de personas repartiéndose las muchas tareas que hay que llevar a cabo. Acosta reconoce que tiene predilección por la forma «colaborativa y muy bien organizada de trabajar» que tienen en esta protectora y cuenta que él mismo tuvo una mascota en acogida: ««Manolito, un cruce entre setter y coker que abandonó un cazador. Le conseguí casa en la de mi vecino Nacho», recuerda.