El consumo de congelados se dispara un 14 % y Frioya abrirá otra factoría

Luis Carlos Llera Llorente
luis carlos llera VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

XOAN CARLOS GIL

La pandemia ha llenado los arcones congeladores de los hogares

30 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El consumo de congelados ha aumentado un 14 % durante la pandemia y las empresas del sector están ampliando sus factorías. Frigoríficos Oya (Frioya) abrirá en abril o mayo sus nuevas instalaciones frigoríficas en el Polígono Industrial A Veigadaña de Mos ya que en su actual emplazamiento de Chapela no podían crecer. El presupuesto de la obra, que ejecuta la constructora Civis Global, supera los 3,1 millones de euros pero con la maquinaria y los equipos la inversión supera los 13 millones.

La futura actividad que desarrollará Frigoríficos Oya consiste en el almacenamiento de europalets de productos congelados de una tonelada de peso y de más de dos metros de altura a temperaturas de hasta 30 grados bajo cero. El almacenamiento se realizará combinando instalaciones fijas y robotizadas para optimizar el rendimiento volumétrico y la eficiencia del frigorífico.

La parcela objeto del proyecto tiene 12.579 metros y el edificio tendrá 12.599 metros construidos. Es una única planta sobre rasante, excepto en la zona de oficinas donde hay dos alturas aunque su alzado es inferior a la de las zonas de actividad industrial. Las oficinas ocupan 825 metros cuadrados. Dentro de la parcela irán 96 plazas de aparcamiento en el interior de la parcela, según informó Urbanismo del Concello de Mos.

El proyecto consiste en un conjunto de tres naves industriales adosadas y comunicadas entre sí, de manera que exteriormente la imagen sea de un único edificio homogéneo. Los cerramientos son de hormigón en tonalidades claras y con el espesor adecuado acorde con la eficiencia energética del edificio.

En Chapela, Frioya tiene una capacidad de almacenamiento frigorífico total de 135.000 metros cúbicos distribuidos en una cámara robotizada de 84.532 metros cúbicos para el almacenaje de 13.102 palets, y nueve cámaras convencionales con un volumen de almacenamiento de 50.468 metros cúbicos.

La de Mos no es la única nave frigorífica que se proyecta en la provincia donde hay otra en marcha en Vilanova. El incremento de la capacidad frigorífica es una adaptación del sector, que cada vez es más potente, señalan desde Conxemar.

Durante la pandemia ha crecido el consumo de congelados dentro del hogar. Los productos del mar, han tenido un aumento acumulado durante los diez primero meses de este año del 14,2%., según la consultora Kantar. El analista Joan Riera señala que la alimentación en casa ha crecido un 15%. «Hemos cocinado más que nunca y eso ha hecho que nos atrevamos a probar nuevas variedades», explica. La consultora destaca que especies como las lubinas, el besugo, el salmón y los cefalópodos registran crecimientos por encima del 20% en este año.

Los productos congelados hoy representan un 27% de total de ventas de los productos del mar. «El consumidor incluye más productos del mar en su cesta de la compra», resume Riera. Desde Conxemar matizan que las empresas que tienen un negocio basado en el canal horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías) han sufrido el impacto en la cuenta de resultados. Pero la mayoría de las empresas venden también en grandes superficies donde las ventas han crecido.