La falta de soporte jurídico continúa anulando sanciones por la pandemia

Las tramitadas el jueves, por el abarrote en zonas de Vigo, acabarían igual


Vigo / la voz

Reapareció el sol coincidiendo con los reencuentros propios de la Nochebuena, pero también los problemas en forma de grupos de personas que ocuparon el jueves las principales zonas de Vigo para disfrutar del aperitivo sin guardar la distancia de seguridad o sin usar la mascarilla, imposible de compatibilizar con el acto de beber. La situación generó un aluvión de llamadas en la centralita del 092, de la Policía Local, que movilizó a los efectivos disponibles. Siete patrullas en el turno de mañana, o lo que es lo mismo: 14 agentes para disuadir centenares de jóvenes en la plaza de Compostela, el paseo de Bouzas, el Casco Vello, Irmandiños, Churruca o el Náutico.

Un amplio escenario que desbordó a las siete patrullas para disuadir a tanta gente, y que no lo logró en su totalidad. Los jóvenes, al ver llegar a los agentes, esperaban a que se fueran o cambiaban de ubicación, consumiendo en cualquier establecimiento abierto llevándose las bebidas a la calle. La huella, en forma de cascos y otros residuos, resultó especialmente visible en el nacimiento instalado a los pies de la Colegiata. Los mismos funcionarios, repartidos en siete patrullas, cursaron las multas de forma independiente y ayer, día de Navidad, no trascendieron en su conjunto. Pero más allá del número de expedientes administrativos iniciados, lo que resulta seguro para quienes los tramitan, incluida la Policía Nacional, es que no tendrán recorrido. O lo que es lo mismo: al posible infractor, de ser culpable, le saldrá gratis.

El motivo, detallan en ambas policías, es que nueve meses después de iniciarse la pandemia sigue sin existir el soporte judicial necesario para imponer castigo a los infractores que no usen mascarilla o no guarden la distancia de seguridad. Los argumentos legislativos se basan en una ley sanitaria y en una interpretación de la Ley de Seguridad Ciudadana que, ya en el juzgado, resulta insuficiente. Basta decir que una amplísima mayoría -excluyendo casos flagrantes- de las varias miles de denuncias tramitadas durante la primera ola de la pandemia acabaron archivadas por esa ausencia de legislación específica. El jueves, por ejemplo, la Policía Nacional también acudió a Bouzas y otras zonas saturadas de gente bebiendo y no cursó ninguna denuncia.

La situación del jueves no ha gustado en la plantilla de la Policía Local de Vigo, que denuncia que el dispositivo diseñado de siete patrullas es incluso inferior a un servicio ordinario, que oscila entre ocho y diez vehículos en cada turno. «Los que estamos hoy [por el jueves] en la calle somos los mismos que un día de semana de marzo previo a la pandemia. ¿Acaso nadie supo prever que pasaría esto? Era evidente que la gente saldría, y estamos en la segunda ola. Incluso el PP lo denunció con antelación. Solicitó un servicio extraordinario, pero la jefatura no quiso hacerlo, en parte por lo mismo de siempre. No hay personal, tenemos derecho a vacaciones y estamos afrontando estas fiestas en cuadro, igual que el resto del año, pero con el agravante de que es Navidad y atravesamos una pandemia», explican tres agentes consultados que intentaron disuadir a la población para que respetase las normas evitando la propagación del virus.

Ayer, día de Navidad, hubo servicios mínimos a sabiendas de que, salvo sorpresa, suele ser una jornada muy tranquila.

El wasap del alcalde a los policías

El día de Nochebuena, cada policía local recibió un wasap de la jefatura en nombre del alcalde, Abel Caballero, para felicitar la Navidad. Decía: «Desexo agradecerche persoalmente o teu compromiso de cada día con esta cidade»; «unidos conquerimos grandes avances na cidade e a vosa dedicación foi fundamental»; «e así seguiremos coa mirada posta no horizonte. Aí estará o noso futuro de convivencia e progreso».

La felicitación, dicen en la plantilla, no ha gustado a muchos. Caballero habla de avances y de trabajo conjunto, pero los agentes recuerdan la precariedad laboral que los rodea a diario: no hay chalecos antibala, falta personal, apenas hay motos tras un año apiladas en el garaje o la escasez de pruebas PCR para los agentes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La falta de soporte jurídico continúa anulando sanciones por la pandemia