Correos cierra la boca a los leones

La compañía inutiliza los clásicos buzones de su oficina principal en la Alameda por seguridad y porque se usaban de papelera


vigo / la voz

Son tan pocas las cartas que echamos ya al Correo que desaparecen buzones y ni nos enteramos. Los más singulares de Vigo estaban en el lateral de la oficina principal que da a la calle Reconquista. Ahí siguen, pero hace mucho que ya no están operativos. Los dos felinos jubilados son ahora solo un adorno y un recuerdo del pasado del que han desaparecido las chapas metálicas que indicaban el camino más corto de nuestras cartas hacia su destino (o Ciudad o Madrid, provincias y extranjero), tras pasar por el tobogán que terminaba en unas sacas.

Correos los ha sellado por varias razones. Según explican desde la compañía, los clásicos buzones de cabeza de león, muy frecuentes en todo el país, dejaron de estar operativos «por motivos de seguridad, ya que lo que entra va directamente al edificio, y para evitar que se echaran en ellos desperdicios que dañasen la correspondencia», lo que ocurría con frecuencia. Recuerdan que la elección del animal para tal fin se debe a que se considera «un símbolo del valor y de la inviolabilidad de la correspondencia», ya que nadie se atreve a meter la mano en la boca del león.

De todas formas, el servicio queda cubierto de sobra en cualquiera de los ocho puestos que hay en el mostrador de la oficina principal ubicada en la Alameda viguesa, tan señorial como los leones de bronce. Además, cerca de la oficina hay dos buzones amarillos: uno en Colón y otro en Montero Ríos. El modelo amarillo es el más conocidos por los ciudadanos, y forman parte de la propia arquitectura urbana. A día de hoy, Correos, que cuenta con nueve oficinas en la ciudad, tiene instalados en Vigo 59 buzones repartidos por todos los barrios. En su web hay un mapa satélite con la ubicación de cada uno.

La compañía además usa en ellos un innovador sistema que le permite ofrecer seguimiento de la recogida de correspondencia, desde la hora de recogida, incidencias o si es muy utilizado o no. Así, Correos los reubica en función de la estadística y también del crecimiento demográfico y urbanístico.

También repartidos por las calles de Vigo, y del resto de ciudades, y menos conocidos por los ciudadanos, están los buzones verdes o  azules, que en Correos llaman «buzones de alcance». Cada mañana, los responsables de distribución los llenan con correspondencia destinada a las viviendas de cada zona: cuando los carteros están en ese barrio la recogen a su paso para llevarla a las casas y eso les permite ir más ligeros durante su reparto.

  Pero el elemento que ha aumentado en los últimos tiempos es el buzón Citypaq, ya que menguan las cartas pero crece la paquetería. En Vigo hay casi medio centenar y permiten al usuario recoger sus compras sin horarios. 

Para que un ciudadano pueda recibir o enviar paquetes desde estos dispositivos  es necesario que se dé de alta en la web www.citypaq.es o en su aplicación móvil. Una vez realizado este paso, podrá elegir el dispositivo de su ciudad que desee  como punto de entrega de sus envíos. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Correos cierra la boca a los leones