Las mujeres del comercio en el Vigo de hace 200 años

Los nombres femeninos estaban presentes en la actividad económica de la villa a finales del siglo XVIII


vigo / la voz

La historiografía tradicional se refiere al comercio de la villa de Vigo como un gremio masculino en el que se encuentran grandes fortunas, como la de Buenaventura Marcó del Pont. Sin embargo, a poco que se rasque en la documentación del Archivo Municipal de Vigo empiezan a aparecer nombres de mujeres incluidas en ese sector económico.

Están presentes en las grandes fortunas de la localidad, pero también en el comercio de calle. Una buena fuente para reconocer sus identidades es el expediente abierto en mayo del año 1805 para repartir el dinero exigido por el ministro Manuel Godoy al puerto de Vigo con el fin de financiar la guerra contra los ingleses.

La orden obligaba a todos los «comerciantes, mercaderes, navieros, fabricantes, asentistas, tenderos, trajineros y traficantes de qualquier clase, condición y fueron que sea, como de géneros, ya sean de vinos, víveres, panaderías, confituras, cererías, chocolaterías y toda otra qualquiera clase mercantil».

En la villa de Vigo se creó entonces una comisión de representantes de los distintos sectores del comercio para efectuar un reparto proporcional del préstamo que ascendía inicialmente a 100.000 reales de vellón, pero que acabaría ascendiendo a 300.000 reales.

En esas gestiones es donde comienzan a salir los nombres de mujeres que ejercían trabajos de distinta índole dentro del comercio local. Entre todas ellas, la que tuvo que aportar más dinero al préstamo obligatorio fue la «viuda de López». Esta mujer, a la se reduce su identidad a su estado civil en el documento realizado por sus propios vecinos, tuvo que pagar 6.500 reales. Está en la segunda posición de la lista de mayores aportadores, solo superada en la cantidad asignada por Buenaventura Marcó del Pont, el comerciante más importante de Vigo en esa época. Sus negocios eran muy importantes porque abarcaban las transacciones de mercancías con América. Con ella también están nominadas María Estévez, Josefa Davila, Manuel Vázquez, doña Joaquina Avendaño, María Merina, Lucía Ibáñez, Benita Comesaña, María de Monte, María Josefa Filgueira y una mujer apodada La Sevillana.

Sabemos que hay varias mujeres que tenían tiendas de comestibles. Aparecen nombradas Baltasara Bermejo, María Benita Comesaña, Luisa Francisca da Costa, Juana Pérez, Rosa Nogueira, Antonia Fontán y María Rosa Rodríguez. Entre las que se dedicaban a vender quincalla estaban Josefa Manuela de Dios y Antonia González. Incluso se señalan mujeres incluidas en el ramo de la venta de vino, como Feliciana Domínguez, María Francisca Valverde, María Jacinta de Otero, María del Rosario Cisneros, María Francisca de Mora, Rosa Fernández, Juana Cisneros, María Sebastiana Fernández y Juana María Pérez.

Existe un listado en el mencionado expediente en el que se incluye en apartado específico a los comerciantes de procedencia catalana. En esa nómina aparece Teresa Lumbet y la viuda de Juan March. Hay un caso curioso de sociedad de varias hermanas, bajo el nombre de Teresa Iglesias y hermanas. También aparecen varias viudas referidas al nombres de sus difuntos esposos, como la viuda de Antonio Martí, la de Josef Bastos o la de Amaro da Pena. Incluso, a una que se la nombra como la hija de Berdejo.

En el sector marítimo también encontramos una mujer en el listados de buques existentes en el puerto de Vigo a mediados del siglo XVIII. En la flota de pesquera correspondiente a la parroquia de Santiago de Vigo estaba María Josepha Rodríguez, propietaria de una lancha de 17 quintales en la que trabajaban siete marineros. La lancha se dedicaban a la pesca con lía y anzuelo y cada una de las partes ganaba 220 reales anualmente. Estos marineros no siempre se dedicaban a la pesca, ya que también alternaban sus faenas con otro tipo de viajes y el servicio en la Real Armada.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las mujeres del comercio en el Vigo de hace 200 años