Comerciantes locales contra el pesimismo

Una emprendedora difunde un mensaje de apoyo a las tiendas de Vigo que se ha hecho viral

L. C. Llera
vigo / la voz

A Vanesa González Dios se le cae el alma a los pies viendo cómo cada vez a sus compañeros de profesión les va peor. Trabaja desde hace 9 años en la papelería CopyVan, en la calle Oporto, 15, haciendo esquina con Rosalía de Castro y no es que se forre, pero reconoce que dentro de como está el panorama actual, no le va mal y no soporta ver cómo todo se hunde poco a poco a su alrededor.

No es la primera vez que la joven pone en marcha iniciativas solidarias, y cuando vio un mensaje que alguien le envió a su teléfono, no dudó en usar esa idea para aplicarla a la situación crítica por la que muchos están pasando. «Ama tu zona, compra en tu barrio y que el que sonría sea tu vecino», era la sencilla frase que contenía aquel cartel virtual que ella decidió clonar y difundir en todas sus vertientes, tanto en soporte físico en papel, como en grupos en redes sociales.

El lema hace referencia al gigante de las compras online cuyo éxito internacional aplasta a las tiendas de las ciudades. El confinamiento ha venido a agrandar esa brecha beneficiando a la plataforma de ventas.

«En uno de esos grupos de pequeño comercio de Vigo, les comenté que sería buena idea ponerlos en los escaparates de las tiendas para, de alguna manera, tocar la conciencia de la gente y sirva para que se mentalicen, nos apoyen y en este momento tan crudo, se dañe lo menos posible al comercio», justifica.

Vanesa deja claro que ella no hizo el diseño del cartel del que ignora su autoría, sino que le llegó a través de un amigo y se ha servido de él para moverlo, compartirlo y aplicarlo a una circunstancia que viene al pelo. «Yo quiero hacer ahora uno igual, pero con los colores corporativos de la empresa, porque este está en negro, «Por suerte, yo voy trabajando, pero es cierto que hay bastantes negocios que han cerrado y lo comunicaban a través de ese medio. Me entristece muchísimo y me pareció que este mensaje serviría para motivarles tanto a ellos como a los clientes», cuenta. Su iniciativa caló rápidamente. Algunos empezaron a compartirlo en sus redes sociales y se quedaron sorprendidos. Paz Núñez, por ejemplo, de La Tienda de Paz, asegura que nunca había tenido tanta repercusión una imagen en sus redes.

Como la hostelera que regenta el restaurante con tienda ecológica (que ha dejado de atender en el local aunque retoma los pedidos para recoger como durante la cuarentena), otros profesionales del sector, no solo los que se dedican a la alimentación, han hecho suyo el mensaje y lo han difundido también. Entre ellos, los diseñadores Francisco y Patricia Soto, concienciados desde hace años no solo con el apoyo a los establecimientos de proximidad, sino también a la producción sostenible.

La emprendedora Vanesa cree que en este caso, es más impactante tener en las vitrinas el mensaje a favor de los comerciantes de la ciudad que su viral difusión a través de las redes sociales. La joven ofreció a todos los comerciantes del grupo (creado en los inicios de la pandemia para apoyarse entre ellos, enviarse clientes, compartir información sobre ayudas, cambios de normativas etc.), que pasaran por su tienda a recoger gratis el cartel. «Por desgracia, algunos ya se salieron porque tuvieron que cerrar», lamenta. «Es muy duro», comenta la comerciante de Beluso, que aunque reside en Vigo, en este momento no puede ir a su pueblo debido al cierre perimetral, eventualidad que lleva sin problema, no tanto como prestarse para hacer pública su iniciativa, pero accede para dar un empujón más a la difusión de un mensaje crucial para la pervivencia de las tiendas de barrio que dan vida de las ciudades.

Remover conciencias

«Aunque el coste de la impresión en papel es poco, nadie quería que se lo regalara, insisten en pagarlo», asegura añadiendo que ella misma los repartió en comercios que no está en el grupo para que lo pusieran en sus escaparates o en sus puertas. «A ver si a la gente le remueve un poquito más la conciencia, porque vemos que esto no hay quien lo pare. A los grandes les están respaldando mucho pero a las tiendas modestas, nada. El Concello, por ejemplo, nos tiene abandonados», opina desde su pequeño local donde ahora solo pueden entrar los clientes de uno en uno.

Las tiendas adelantan el «Black friday» para paliar la caída

En el centro comercial A Laxe hay un cartel en una boutique que anuncia rebajas de algunas prendas al 50 %. El presidente de la Federación de Comercio de Vigo, Víctor Fernández, señala que «algunos comercios están adelantando el Black Friday que se celebra el último fin de semana de noviembre y han empezado a hacer descuentos por Internet».

Noviembre ha sido tradicionalmente un mes malo para los comercios que solo se enderezaba en los últimos diez días gracias al encendido navideño y a los descuentos y gangas del viernes negro. «Ahora la gente dice que ya estamos en el noviembre negro», señala Fernández, presidente de un colectivo que engloba a 8.000 pequeños negocios que dan empleo a 30.000 vigueses. Fernández no entiende cómo se ha criminalizado a la hostelería porque desde que han cerrado los bares la gente está saliendo menos a la calle y, por tanto, compra menos en las tiendas. Lo refrenda también Rosa Vello, presidenta de los Hosteleros y Comerciantes del entorno del Xeral. «Los obreros que están construyendo la Ciudad de la Justicia no tienen sitio donde poder comer», dice y añade: «por las tardes ya no se ve a nadie por la calle.

Víctor Fernández no entiende que se pongan trabas a la hostelería y ninguna a las grandes superficies. «Estuve en un hipermercado y yo no vi ningún control. Y en los centros comerciales está lleno de gente que solo se dedica a pasear».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Comerciantes locales contra el pesimismo