Los viajeros de tren, avión y autobús urbano se reducen a un tercio en Vigo

Carlos Punzón
C. Punzón VIGO

VIGO CIUDAD

Vacío en la ciudad y baja afluencia en las localidades abiertas

08 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El cierre perimetral de Vigo primero, ahora ensanchado a parte de la comarca, y la restricción de movimientos durante la noche y la madrugada, ha liberado a la ciudad de una buena parte de su tráfico. Las últimas mediciones realizadas por el Ministerio de Transportes a través del registro de los movimientos de los teléfonos móviles, cifran en casi un 40 % la reducción del tráfico exterior en el municipio, el que sale de sus límites geográficos y el que entra en la ciudad. Es una bajada de doce puntos respecto al escenario de una semana antes, idéntico porcentaje a la disminución que registran los desplazamientos dentro de Vigo, ahora a un 76 % de lo habitual.

Más relevancia están teniendo las restricciones en la utilización de los transportes públicos. Según los datos recopilados por Transportes, en los últimos siete días el uso del autobús urbano ha caído a tan solo un 38 % de su uso medio, ante el temor a la exposición al virus. Un poco menos, un 32 %, registraba este miércoles la utilización de los trenes de media y larga distancia con salida o llegada a Vigo, mientras que el jueves las plazas de avión activas en Peinador solo contaban con un 33 % de ocupantes.

Sin bares ni terrazas

El cierre de la hostelería y la reducción de aforo en los comercios dejó ayer en Vigo la estampa de una ciudad vacía, en la que solo las colas para acceder a los supermercados llamaba la atención en un centro urbano mayoritariamente confinado en sus hogares. Por si acaso, controles policiales en A Ramallosa o Cangas, recordaban que no se puede acceder a lugares de atracción en los fines de semana como Baiona, Moaña o A Guarda, donde pese a no tener restricciones de movimientos muy poca gente se desplazó hasta sus calles y locales.