El juez declara ilegal un cartel del Concello de Vigo que atacaba a la Xunta

El alcalde ordenó colocar la valla en los terrenos de Matamá donde proyecta construir un polideportivo, pero lo retiró en cuanto la Administración autonómica puso una denuncia


Vigo / la voz

El Concello de Vigo ha recibido una reprimenda judicial por un cartel en el que criticaba a la Xunta por no autorizar la aplicación de la Ley Vigo para la construcción de un polideportivo en Matamá. El 18 de julio apareció en la calle Manuel de Cominges un anuncio en letras grandes en el que podía leerse: «Concello de Vigo. Pabellón polideportivo de Matamá. O Concello paga, a Xunta non autoriza. Inversión total: 3.450.000 euros». El fallo del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Vigo estima que el Ayuntamiento incurrió en «una vía de hecho antijurídica» por haber realizado esta acción.

La Xunta de Galicia reaccionó denunciando la colocación de esta valla publicitaria en el juzgado de lo contencioso. El magistrado les ha dado la razón parcialmente, en el sentido de que reconoce que el Concello incumplió la Ley de Publicidad Institucional al trasladar un mensaje político a la ciudadanía utilizando recursos públicos. De hecho, el cartel fue confeccionado por el servicio de obras y el contenido del mensaje era cargar contra la Xunta, en la línea habitual del alcalde, Abel Caballero, de culpar a Alberto Núñez Feijoo de las carencias de la ciudad.

Nada más presentar el recurso, el gobierno municipal se echó atrás y ordenó retirarlo. Pero el mal ya estaba hecho. Apenas estuvo dos meses puesto, pero eso no paralizó el procedimiento judicial abierto. Se mantuvo «la relevancia jurídica de determinar si la instalación del cartel se hallaba amparada o no por el ordenamiento jurídico», expresa el fallo.

La Xunta de Galicia, como demandante, pretendía que se declararse disconforme a derecho y nulo aquel acto. Al mismo tiempo, solicitaba que se ocultara el mensaje de «la Xunta no autoriza» y se evitase que la Administración local volviera a colocar carteles similares en otros puntos de la ciudad como, por ejemplo, la Gran Vía o la Porta do Sol.

También pretendía la Administración autonómica que el Concello contratase anuncios en medios de prensa local en los que se reprodujese el contenido de la sentencia, como una forma de retractarse.

El abogado del Concello alegó en el juicio que no existió ningún requerimiento previo. El juez señala, en cambio, que la ley contempla que la Xunta pueda impugnar directamente el acto o acuerdo ante la jurisdicción contencioso-administrativa, sin necesidad de formular ningún requerimiento.

La sentencia ha estimado parcialmente las pretensiones de la Xunta. El juez no ha admitido que haya que realizar un requerimiento al Concello de abstenerse de colocar carteles similares, ni tampoco que se deban contratar anuncios en los medios de comunicación que se hicieron eco de la campaña en los que se reproduzca el fallo de la sentencia.

Obligar al Concello a que no lo vuelva a repetir provocaría, en opinión del juez, «una prolongación innecesaria de la contienda, además de hallarse judicialmente empeñada para la ejecución de un pabellón deportivo en la calle Manuel Cominges de Matamá». Por otra parte, considera que las Administraciones públicas cuentan con medios propios que les permiten dar la publicidad que les conviene a las resoluciones judiciales, sin necesidad de destinar destinar fondos públicos a sufragar su coste».

La sentencia no tiene, por tanto, ninguna repercusión económica para el Concello ni tampoco de otra índole. Ni siquiera el juez ha dictaminado una expresa imposición de costas. Pese a que retiró el cartel poco después, no ha podido evitar una sentencia que estima que no obró de acuerdo con la legalidad.

Un letrero puesto en ambiente preelectoral para protestar por la falta de apoyo

La colocación del cartel polémico fue una iniciativa del alcalde de Vigo, Abel Caballero, para mostrar su rechazo a la falta de apoyo de la Xunta de Galicia en los proyectos municipales. El regidor socialista explicó en una rueda de prensa, poco después de colocarlo, que la decisión había correspondido al Concello de Vigo. Obedecía a que hacía seis meses había solicitado a la Xunta la tramitación de una licencia para la construcción del indicado polideportivo, sin recibir respuesta, achacando a la Administración autonómica el retraso deliberado en la tramitación de proyectos municipales para que no estuviesen dispuestos de cara a las elecciones. A juicio de la Xunta, dicha campaña «no cumple los estándares mínimos de neutralidad y lealtad institucional que exige la normativa de aplicación», por lo que impugnaron esta colocación.

Retirado

El Concello retiró el cartel el 29 de agosto de 2018. Un aspecto curioso del caso es que nunca existió ningún expediente administrativo relativo a la instalación, que fue realizado por el taller municipal del servicio de Vías y Obras, con medios humanos y materiales propios. Tenía que haber sido un acuerdo de la junta de gobierno.

El 18 de septiembre de ese año, la Junta de Goberno Local acordó interponer un recurso contencioso administrativo contra la resolución de la Secretaría Xeral para o Deporte de la Xunta, que había desestimado la petición municipal del inicio de procedimiento previsto en la Ley Vigo para la ejecución del pabellón deportivo en la calle Manuel Cominges de Matamá.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El juez declara ilegal un cartel del Concello de Vigo que atacaba a la Xunta