Google altera el mapa de Vigo

El buscador más usado del mundo, que utiliza el propio ayuntamiento, muestra todo tipo de incorrecciones geográficas y lingüísticas, como situar Valadares en el Concello


vigo / la voz

Las principales referencias geográficas de Vigo en la aplicación cartográfica Google Maps son las iglesias parroquiales. Pero no se trata de las divisiones parroquiales tradicionales, sino las más modernas, las nacidas a partir de los años cincuenta del pasado siglo con nombres como O Corazón de Xesús, A Sagrada Familia o A Inmaculada. Viendo el mapa se supone que son nombres asumidos por la mayoría de los vigueses, cuando no suelen trascender sus propios límites. Ni siquiera la gran mayoría de los no creyentes católicos de esa misma zona podrían localizar sus propios barrios de esta manera. En cambio, divisiones más tradicionales y con mayor calado histórico en la población, como son las denominaciones de Casablanca o Peniche, no aparecen reflejadas por más que se amplíe el mapa.

Es este una aspecto llamativo de la propuesta toponímica del mapa de Google para la ciudad de Vigo, pero no es lo más preocupante. Hiere mucho más ver cómo se localiza Valadares, castellanizado como Valladares, en el emplazamiento geográfico de la casa consistorial viguesa, a una gran distancia de la posición real de la parroquia. En realidad, es un desdoblamiento nominal porque en el territorio del antiguo coto nobiliario también se encuentra el mismo topónimo, en ese caso, con su versión gallega.

No es la única deslocalización parroquial que realiza Google Maps en la ciudad. Si nos situamos en la parte litoral de la parroquia histórica de Coia volveremos a rascar la cabeza de confusión. Se puede ver en esa zona la denominación de San Miguel de Oia, otra parroquia tradicional que realmente está a bastante distancia de allí.

Para una persona foránea, O Berbés, una de las principales referencias de la ciudad, no existe con letras destacadas, y habría que ampliar el mapa para llegar a descubrir que existe un mercado y un aparcamiento del Berbés. Y dentro del castillo de O Castro, las referencias monumentales tampoco están bien documentadas. Por ejemplo, datan el castillo que corona Vigo en la época medieval, cuando fue construido ciento cincuenta años después de concluido aquel período histórico. O para referirse a los restos arqueológicos del poblado de la Edad del Hierro, lo simplifican como «restos excavados de un poblado».

Otro factor llamativo en esta aplicación es el uso de la nomenclatura en gallego y en española indistintamente. Por ejemplo, la parroquia de Coruxo es para Google Corujo. Sin embargo, el parque forestal es de Coruxo, así como el equipo de fútbol de la zona. Y si en la mal situada San Miguel era Oia, en su verdadero lugar se queda como Oya, aunque si ampliamos el mapa y localizamos el cementerio nos daremos cuenta que se escribe Oia. Con Freixeiro pasa lo mismo. Así que no parece una cuestión de desprecio a una lengua, ni tampoco desconocimiento, sino más bien poco cuidado a la hora de afrontar un mapa como un conjunto homogéneo.

Lo peor de todo ello es que estos mapas los utiliza el Concello de Vigo en todas sus aplicaciones digitales. En la app de móviles es el mapa que se utiliza para el rueiro. También es la cartografía digital empleada en la página web del Concello y en las páginas anexas, como es la de Turismo de Vigo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Google altera el mapa de Vigo