La pandemia hace que los vigueses saquen más partido a sus parques urbanos

Las restricciones para usar las playas ha modificado las rutinas de los ciudadanos, que se han ido con la toalla y la sillas plegable a disfrutar de la hierba bajo la sombra de los árboles


/ vigo / la voz

El escenario post covid-19 ha dejado en Vigo un nueva forma de entender la ciudad en la que sus habitantes, al fin, han tomado posesión de los espacios verdes urbanos para disfrutarlos, no para mirar para ellos.

Primero, tras el levantamiento de la cuarentena por fases, a los ciudadanos les dio por usar parques y jardines como gimnasios y pistas deportivas. Con la reapertura de los centros de entrenamiento las aguas volvieron a su cauce, pero con la llegada del verano, los vigueses se han lanzado de nuevo a hacer uso de espacios que antes ni se habían planteado que pudieran ser magníficos marcos para el esparcimiento.

Por ahora, de ellos disfrutaban ciudadanos acostumbrados a hacerlo en otras latitudes, como los latinos que juegan al voley en el monte O Castro o británicos, nórdicos y centroeuropeos que disfrutan del ocio en sus parques sin ese complejo español que identifica su uso con hábitos propios solo de los niños o los adolescentes.

Algunos usuarios confiesan que las nuevas restricciones, la dificultad para usar las playas como siempre, les ha llevado a modificar sus rutinas y se han ido con las toallas y las sillas plegables a Castrelos no sin iniciales reparos.

Pero unos han ido animando a otros y ahora, en las tardes de verano ya hay decenas de grupos, tanto de familias como de jóvenes tumbados en la hierba mitigando el calor bajo la sombra de grandes árboles, un bien cada vez más escaso en Vigo, como los propios parques que en cuanto se usan, se revelan insuficientes y en algunas zonas se están recortando, como en O Castro. 

Reducción de zonas verdes en monte O Castro
Reducción de zonas verdes en monte O Castro

Las personas mayores que iban antes a sentarse a los bancos de los parques, o los dueños de mascotas, usuarios fijos del patrimonio verde local, ven ahora con pasmo cómo ha cambiado el panorama y no encuentran sitio para aparcar mientras sí lo hay en las playas. El anticuado eslogan «No pisar el césped» queda para tradiciones basadas en ideas trasnochadas. Castrelos y O Castro, los pulmones de Vigo, son los más usados en este plató verano 2020.

Pero también plazas como la de la Estrella, la Alameda, los jardines de Montero Ríos y los parques de A Riouxa, en Teis o A Bouza, en Coia, tienen muchos más usuarios que antes. Aunque en general la gente se lleva para tirar la basura que genera en su estancia, el uso también trae como contrapartida el aumento de restos de comida y bebida en algunos de estos espacios, y de papel higiénico en los rincones más discretos, por ejemplo en O Castro, (el más visitado por turistas), donde hace años que no funciona el W.C. público.

Suciedad en parque de O Castro
Suciedad en parque de O Castro

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La pandemia hace que los vigueses saquen más partido a sus parques urbanos