El PP rebaja a 8 los agentes locales que vigilan Vigo en noches de movida


El PP de Vigo pide que se intensifique la vigilancia de los locales de ocio nocturno en la ciudad. También que se implemente un dispositivo policial para combatir el fenómeno del botellón y garantizar el cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias y de protección social que eviten la propagación de contagios por covid-19. El edil Jesús Marco González propone que el dispositivo se desarrolle de jueves a sábado (tarde-noche) y se centre en controlar las zonas más propensas a las celebraciones -incluidas playas y parques forestales-, así como en comprobar el cumplimiento de las medidas de seguridad sanitaria en los locales de ocio nocturno. Para ello, recalca que se debería reforzar la presencia policial, habida cuenta de que solo cuatro patrullas dan cobertura a toda la ciudad los fines de semana. Es decir, ocho agentes en cada noche de movida para controlar la seguridad ciudadana en la primera ciudad de Galicia y, además, hacer cumplir las medidas sanitarias.

Los populares instan al alcalde, Abel Caballero, a que deje de «desentenderse de su responsabilidad» y a que «ejecute» la oferta de empleo público en lo que respecta a la Policía Local, pendiente desde 2017. El regidor replicó que la Policía Local «vigila todo Vigo» y que cada vez que observa un incumplimiento formula la correspondiente denuncia. Ha recordado que se dio el caso de desalojar y cerrar una discoteca que excedía el aforo permitido en las actuales circunstancias y en la que los usuarios no llevaban mascarilla. Pero el PP insiste en su tesis, que argumenta con las llamadas que se reciben, sobre todo los fines de semanas, en la centralita de la Policía Local. Llamadas que quedan registradas y cuantificadas y que evidencian hasta qué punto la ciudadanía se acuerda de la Policía Local al constatar el incumplimiento de las medidas de seguridad sanitaria.

El problema del botellón se agravó en las últimas semanas por el nuevo modelo derivado de las restricciones sociales. Ante la imposibilidad de reunirse de forma multitudinaria en espacios públicos, la Policía Local y la Policía Nacional hablan de un proceso de atomización que salpica cualquier rincón de la ciudad con pequeños grupos que se juntan para beber. «De ahí lo complicado de controlar esto, si ya era difícil antes que estaban todos juntos y sin medidas sanitarias, ahora es como jugar al gato y al ratón con ellos, pero además teniendo que garantizar la seguridad ciudadana y sanitaria», explican en la Policía Local.

Otra situación que complica el control de la ciudad se da en las parroquias. La situación sanitaria provoca que los vecinos del perímetro de Vigo estén recurriendo mucho más a las terrazas de sus zonas que a las del centro, lo que igualmente genera llamadas de ciudadanos protestando por el ruido. Los avisos generan desplazamientos que debilitan la presencia policial en el cogollo de la ciudad. «Llevamos años con esta situación, denunciándola, pero hasta ahora, por la pandemia, no era tan alarmante. En el Gobierno local lo saben y estamos tirando con lo justo», concluyen en el seno de la Policía Local.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El PP rebaja a 8 los agentes locales que vigilan Vigo en noches de movida