Proliferan los vertidos de muebles y escombros en los montes de Vigo tras el desconfinamiento

Los comuneros no dejan de solicitar medios al Ayuntamiento para recoger todo tipo de enseres


Vigo / la voz

La limpieza del monte comunal en Vigo supone la mejor fotografía de su estado actual. Las brigadas -financiadas por el Concello y la Xunta- patean cada parroquia desbrozando hectáreas y hectáreas de terreno gestionadas por las comunidades. Mientras, a escasos metros o lindando, las fincas privadas van aumentando su aspecto selvático. Pero no es el único contratiempo, los vertidos incontrolados de muebles, escombros, enseres domésticos o de construcción son habituales. Cualquier objeto, a ojos de algunos, es válido para abandonarlo a su suerte en cualquier cuneta a la vuelta a la vuelta de la esquina. No hay parroquia ajena a esta situación que ha ido creciendo a medida que el desconfinamiento activó a la sociedad.

«É moito, cada día un novo... A xente non respecta nada. O problema é que nós xa somos os únicos que avisamos para que veñan a recoller todo este lixo, que é moitísimo», explican en una de las brigadas movilizadas desde marzo en el perímetro rural de Vigo. También de abultado tamaño. Incluso fue necesario desplazar una grúa para cargar algunos objetos en camión. Lo hizo el Ayuntamiento, que recogió todo para su correcta gestión. «O problema é que ninguén vixía isto, e mira que existen sancións perfectamente tipificadas para multar, pero nin así. O problema é que xa ninguén vixía o monte, ou non lle dedica o tempo suficiente. O que temos claro é que dende o desconfinamento vai a máis cada día», añade otro veterano comunero.

La anécdota más reciente sitúa en una pista de Comesaña una montaña de tierra depositada sin permiso. Lo siguiente fue hacer una espera para comprobar si reincidía, y no tardó demasiado. Los comuneros lo cazaron regresando a la escena del delito administrativo con más tierra. Al ser sorprendido, el operario confesó que seguía órdenes del propietario de la casa en la que construía una piscina: «Foi o propio dono da casa o que lle dixo que a tirara onde quixera. O final, o señor, o dono da terra e da casa, pedíanos perdón chorando. Deunos pena nunha tarde xa se buscou a vida para deixar todo igual que estaba». Al final, concluyen los comuneros, se trata de otro de los muchos problemas arraigados no solo en los montes de Vigo, también en el resto de Galicia. «As sancións poden chegar a 6.000 euros e a xente non lle importa. Eles cargan o lixo no seu coche na cidade ou nas súas grandes casas e veñen a deixala no monte para que lla limpemos outros. Os de sempre».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Proliferan los vertidos de muebles y escombros en los montes de Vigo tras el desconfinamiento