Teletrabajadores piden compartir la custodia de sus hijos porque ahora tienen más tiempo

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Imagen de archivo de teletrabajo
Imagen de archivo de teletrabajo MIGUEL VILLAR

Divorciados que ya no viajan por negocios van a bufetes de Vigo porque quieren cuidar en casa a los niños

10 jul 2020 . Actualizado a las 08:08 h.

El fin del confinamiento hace sonar sin cesar el teléfono de los abogados matrimonialistas que tramitan demandas de divorcio, reclamaciones de la custodia compartida de los hijos o petición de rebaja de las pensiones de alimentos. El covid-19 ha puesto el mundo del trabajo y los hogares patas para arriba: oficinistas que, de golpe, están en pijama en casa teletrabajando a cargo de los niños sin colegio mientras sus esposas salen a la calle porque son trabajadoras esenciales. Y la caída de ingresos o el aumento de tiempo libre anima a los divorciados no custodios a volver a los tribunales a pelear para cambiar el convenio con su exmujer.

La vida de las familias ha dado un giro de 180 grados y los pleitos de modificación de medidas de divorcio empiezan a aflorar con el inicio de la desescalada y la nueva normalidad. En Vigo hubo 145 ex cónyuges entre enero y julio que pidieron revisar la sentencia de su divorcio para reclamar la custodia compartida o rebajar la cuantía de la pensión que pasan a su exmujer e hijos. En 97 casos, fueron pleitos contenciosos y solo 20 amistosos. Incluso hay parejas que quieren divorciarse tras dos meses confinadas.

Aunque el parón judicial en primavera desplomó un 30 % las demandas de divorcio y las modificaciones de medidas, ha habido un repunte en la desescalada y la nueva normalidad. Son casos inéditos: por ejemplo, la abogada Ana García Costas atendió las consultas de empleadas de supermercado que fueron trabajadoras esenciales durante el confinamiento y que van a demandar a sus exmaridos por no hacerse cargo de los niños mientras ellas estaban en su puesto durante el estado de alarma.