El alivio de quitarse la mascarilla para hacer el examen de selectividad

6.340 estudiantes del área de Vigo afrontan desde hoy la ABAU con medidas de distanciamiento por el coronavirus

;
Un poco de baile en O Porriño para sacudir el estrés de la selectividad Un grupo de jóvenes aprovecha la parada entre los exámenes para estirarse y divertirse un poco

«Para mí la selectividad es una presión, una ansiedad y un proceso que te quema la salud mental», afirma María Emilia Blanco, alumna del colegio Ricardo Mella. Esta estudiante, que se presenta por primera vez a la selectividad, quiere estudiar Medicina. Ella califica los exámenes realizados en la primera jornada de la selectividad como «asumibles».

Con la finalidad de garantizar la seguridad entre los alumnos, este año se celebran en seis espacios. Se mantienen las Facultades de Filoloxía e Tradución y Ciencias Económicas y Empresariais, donde tradicionalmente se llevaban a cabo las pruebas. A estas instalaciones se incorporan por primera vez el pabellón universitario del Campus, la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales, el IES San Tomé Freixeiro y el pabellón de As Travesas. Estos lugares fueron escogidos por su amplitud, lo que garantiza que se respeten las distancias entre los 6.340 estudiantes que se examinan en las diferentes comisiones delegadas de la UVigo. En la ciudad y los concellos de alrededor se presentaron más de 3.300 alumnos. En total, en las diferentes instalaciones del campus se personaron 1.422 estudiantes, 434 en la comisión delegada de Estudos Empresariais de Torrecedeira y 988 en el propio campus. En el pabellón de las Traviesas, se habilitaron mesas para 555 jóvenes procedentes de siete institutos de la ciudad. Otros 1.300 alumnos se examinaron en seis comisiones delegadas situadas en varios concellos da comarca.

«Nos tenían a distancia, nos dijeron que podíamos quitarnos las mascarillas para el examen, nos dejaban tener una botella de agua que estuviese sin etiqueta y desinfectante de manos», cuenta María Emilia, la aspirante a médica. Marie Chapel, otra estudiante del colegio Las Acacias que se presenta también por primera vez a la selectividad, coincide con María en que se cumplen las distancias y pueden sacarse la mascarilla para examinarse. A ella, los primeros exámenes no le han resultado «muy complicados». Respecto a la preparación de las pruebas, confiesa: «Es difícil cumplir el horario de estudio cuando hace buen tiempo, pero al final se consigue». 

Pedro Rivas, del colegio Monte Castelo, empezó el primer examen «con muchos nervios»y a medida que fue viendo las preguntas se tranquilizó. El estudiante afirma que la situación en la que se produce este examen es «la esperada, la que nos comentaron los profesores». Pedro cuenta que todos los estudiantes llegaron a los exámenes con las mascarillas, pero que en el descanso «la situación ya es otra».

Como ya planteaba la ministra de Educación, Isabel Celaá hace unos meses, el examen de este año tiene una mayor diversidad de opciones en comparación con años anteriores debido a la amenaza del coronavirus y a la cancelación de las clases presenciales durante los meses del estado de alarma. Un período en el que los estudiantes tuvieron que preparar el examen de acceso a la Universidad a través de clases on-line.

Durante esta primera jornada de la ABAU 2020 examinará a los alumnos en las asignaturas de historia, lengua y literatura castellanas, matemáticas aplicadas, fundamentos del arte, economía de la empresa y diseño. Las pruebas de acceso a la universidad se extenderán durante los días 7, 8 y 9 de julio. 

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
0 votos
Comentarios

El alivio de quitarse la mascarilla para hacer el examen de selectividad