El cierre de 20 empresas de ocio infantil en Vigo impide conciliar a cientos de familias

Los negocios del sector, en «un limbo legal», piden protocolos viables para reiniciar su labor


vigo / la voz

El coronavirus se ha llevado por delante también la conciliación laboral. Una de sus vías de escape eran los centros de ocio infantil, pero esta opción tampoco existe en este momento para las familias usuarias de los mismos y no tiene visos de solucionarse pronto. Los trabajadores del sector se encuentran desamparados ante la nueva situación generada por la crisis sanitaria.

Cerrados y a la espera de recibir directrices que les permitan seguir con su actividad, los trabajadores del sector en Vigo, donde hay cerca de 20 negocios de este tipo, han comenzado a unirse en vista de que están en tierra de nadie. En toda Galicia hay alrededor de una treintena de empresas del sector afectadas, y en Vigo están empezando a moverse: Peque Niños, Popatelas, Trasnos, Fantastic Park, Ludiland y Park City son los primeros. «Por ahora hay una plataforma en Facebook a nivel estatal y en Galicia nos estamos organizando también, por ahora por WhatsApp». Como dice Víctor Manuel Fontela, «no sabemos a qué acogernos, nuestra actividad está dentro del convenio de hostelería, pero para el apartado de parque de ocio infantil no hay directrices de ningún tipo».

El vigués regenta junto a Ana Portal la ludoteca PequeNiños, un espacio ubicado en Travesía de Vigo, 8 y que, como cuenta, tiene, o más bien, tenía, una dimensión de 130 metros cuadrados y un aforo previsto para 35 niños más una zona para los padres que, en el futuro probablemente también desaparezca.

El profesional opina que probablemente tengan que atenerse a una normativa muy parecida a la que rija en la enseñanza, pero con una limitación de espacios que les condena a la ruina. «En los coles, en el aula van a estar la mitad y en el patio no van a poder jugar, pero en negocios como el nuestro, si el aforo se reduce al 30 %, solo podrían entrar doce niños. Y así no salen las cuentas porque hay que pagar sueldos, pagar el alquiler del local y sus gastos, seguros etcétera», aduce. «Además, cómo controlas que los niños no se junten?

Los afectados de Vigo cuentan que ya se han dirigido al Concello por si pudieran aclararles ellos algo. «Por ahora no ha habido contestación, porque no saben qué decir», comprende.

Fontela opina que para ello tengan que superar el doble del precio y pasar de los 10 euros de la tarifa antigua a una que tendría que superar los 20. «Eso no lo van a poder asumir los padres», elucubra.

El negocio de Peque Niños, que tiene ocho años de trayectoria, se enfoca durante buena parte de la temporada a los cumpleaños. «Trabajamos con dos meses y medio de previsión y tuvimos que cancelar 70 cumpleaños cuando decidimos cerrar, el 11 de marzo», recuerda. En verano, como bajan a la mitad, organizan campamentos matinales en su local, que en esta actividad también tendrá que adaptarse a las nuevas normas, algo que tendrán más fácil los los campamentos de verano al aire libre.

Los parques de bolas son uno de los asuntos más preocupantes. En ese mar de esferas de plástico de colores se mezclan tantos fluidos infantiles que darían para varios estudios epidemiológicos. «Algunos compañeros ya están pensando en la solución más radical: eliminarlos», asegura. Pero sin ellas, los circuitos de juego pierden la gracia. «Y qué haces, ¿les pones guantes? ¡Son niños y es imposible controlarles!», afirma. Víctor argumenta que los padres les pueden insistir para que tengan más cuidado, pero duda del resultado. Lo que tiene claro es que las tareas de su gremio se van a complicar mucho respecto a la limpieza y también tiene muchas dudas: «Desinfectar cada media hora, en este momento parece inviable».

Los profesionales de los centros de ocio infantil quieren regresar al trabajo, pero así no pueden. «Estamos en un limbo legal porque no nos consideran ni dentro del sector del ocio ni el educativo», argumenta Goretti Morais, que junto a Sabela Suárez y María Gómez, gestiona el centro Trasnos en la calle Barcelona.

La profesional añade que establecimientos como el suyo también suelen tener otras vías de ingresos a través de convenios con concellos para eventos de animación, y también en celebraciones sociales, desde bautizos a comuniones. «Eso en este momento, tampoco existe, así que estamos en un nivel de ingresos cero», lamenta.

Abocados al cierre

El centro Trasnos, con 16 años de antigüedad, tiene una superficie de 200 metros cuadrados. «Nuestro aforo permitido es del 75 niños pero nunca lo hemos puesto a ese límite. Lo habitual es ocuparlo con una cantidad que no supera los 35, y en verano, en los talleres, un máximo de 40. Si solo podemos tener a un tercio, las cuentas no dan», afirma. Algunos de sus compañeros abogan por cerrar la zona de parque de bolas en sus negocios. «La nuestra es pequeña y tenemos espacio con otros juegos, pero para otros sería una catástrofe», asegura.

Concello y Xunta han remitido al colectivo a la Subdelegación del Gobierno y están a la espera de noticias. «Si no podemos arrancar, que al menos, nos den una prestación por desempleo, porque no aguantamos. Los seguros tampoco pagan nada si no hay declaración de catástrofe. O que nos digan por dónde tirar, porque estamos perdidos. Necesitamos que alguien nos aclare la situación», reclama Víctor. Al respecto, Goretti expresa el miedo que tienen todos ellos: «Si no nos dicen qué podemos hacer y acaba el estado de alarma, también se acabarán las ayudas y nos estamos viendo abocados al cierre». El verano no lo quieren dar por perdido, «pero con un 30 % menos de aforo, no podemos porque perdemos dinero», lamenta el gestor de PequeNiños. Respecto a las normas de higiene también están esperando un protocolo. «No sabemos si poner mamparas en la mesa para merendar, porque es bastante ilógico que los separe ahí, y luego los niños se vayan a jugar todos juntos», argumenta.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El cierre de 20 empresas de ocio infantil en Vigo impide conciliar a cientos de familias