El Día de la Madre confinada

El comercio se apaña para salvar la jornada con galletas especiales dulces, flores o comida con envíos a domicilio


vigo / la voz

Ni tú puedes ir ni ella puede venir. Como esa es la realidad de muchas familias que este año telecelebrarán el Día de la Madre en pantallas divididas de las plataformas digitales, hay negocios de Vigo que se han puesto las pilas para, al menos, llevar los regalos a domicilio. Los típicos de este evento son los dulces y hay empresas locales que incluso han creado un modelo especial para ello. Es el caso de Sémola, donde han fabricado seis tipos de galletas con mensaje, diseñadas por la ilustradora viguesa Carmen González, que firma sus trabajos bajo la marca @unapiranha. La gerente de la firma, Fani Francos, le propuso «hacer algo especial, primero para los que no puede ver a sus madres, pero también para todos, los que sí las verán, o las personas que echan de menos a otras durante este largo período de encierro», cuenta.

Así nació una serie de seis galletas artesanas con la alegría del arcoíris y frases relacionadas con la separación por la cuarentena, y cupcakes en tres tipos de packs para envíos, o sueltos. La pastelería viguesa recoge pedidos para envíos a casa hasta hoy, aunque también se pueden comprar en sus tiendas y enviar por mensajería.

Otros se han reinventado totalmente durante esta etapa. Es el caso de Vicente Gil, un perito agrícola especializado como consultor de calidad en producción ecológica e industria alimentaria por toda España, que está vendiendo flores para el Día de la Madre, con reparto a domicilio en Vigo y Baiona. Gil empezó a ver cómo sus planes de trabajo se hundían con el covid-19. «Con 61 años y más de 30 trabajando, vino esto y parado en casa, agobiado y mucha dificultad para encontrar algo de lo mío, empecé a darle vueltas. Vi que los viveristas tenían problemas para sacar su producto, hablé con varios amigos del sector, pedí un permiso a mi colegio profesional para actividad agraria y en diez días monté Floreandoencasa», explica.

Además, el emprendedor contó con la ayuda de su hija. «Trabaja en una agencia de publicidad y está en casa con un ERTE, así que le pedí que me moviera en redes sociales, cuenta añadiendo que empezó a comprar plantas y macetas en viveros y diseñé un kit con el sustrato de Ecocelta. Porque, además de preparar centros de flores para las madres, Vicente está empeñado en introducir a la clientela en una afición de la que se enamoró cuando estudiaba para perito en Lugo y amplió con paisajismo en Madrid aunque nunca, hasta ahora, ejerció: «Preparo un kit de iniciación con varios tamaños, para trasplantar», dice el profesional que advierte que cumple todas las precauciones higiénicas y deja el producto en la puerta. Tras este cambio de rumbo, piensa en un futuro relacionado con la producción ecológica para dejar de viajar y asentarse en Vigo.

Comida y más dulces

Hay muchos otros negocios que han habilitado fórmulas para hacer llegar a las puertas de casa sus productos, como Tahona Colmeiro (Pintor Colmeiro, 6), que prepara packs especiales sin coste adicional con tres productos dulces (tarta, bandeja de pastas y piruleta de chocolate) y una rosa; restaurantes como Tambo (Pintor Lugrís, 3), con menú especial de cocido para Día de la Madre para recoger o con envío a domicilio previa reserva, al igual que en Nova Taberna (Barcelona, 17), que ofrece más opciones, como arroces y churrasco.

Las heladerías también se ponen las pilas para llevar su producto a casa. Tres ya se han subido al carro para sobrevivir: Panna&Fragola (todos los días); La Fabbrica del Gelato (de viernes a domingo) y Mamma Mía, en Bouzas y Navia.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Día de la Madre confinada