El Plan Xeral obliga a rehacer el protocolo de emergencias de Vigo

Incendios, mercancías tóxicas, el Puerto, inundaciones o sequías, los desastres previstos


Vigo / la voz

Vigo, sobre le papel, figura en todas las quinielas de sufrir catástrofes de cualquier tipo. Menos pandemias, nadie contaba con ellas y los protocolos de emergencias de cualquier administración del Estado, previos al 14 de marzo, son la mejor prueba. El de Vigo, del 2007, es una de tantas pruebas plasmadas negro sobre blanco. Pero su gran problema añadido es la situación de inutilidad en la que lleva no sé sabe cuánto tiempo. El Concello actual lo negó siempre: tras los incendios del 2017 y la sequía del 2018. Ahora, el ansiado documento del Plan Xeral de Vigo, llamado a ordenar urbanísticamente la primera ciudad de Galicia tras años en punto muerto, ratifica lo tantas veces denunciado por la oposición ante los oídos sordos de la mayoría en la corporación.

«Vigo dispón dun Plan de Emerxencia Municipal do Concello de Vigo, aprobado polo pleno en abril de 2007 que, polo tanto, non está actualizado nin homologado». Lo dicen los redactores del proyecto, ya finalizado, visado por la Gerencia de Urbanismo y remitido, con membrete del Ayuntamiento, hace unos días a la Xunta para su aprobación. El documento, a mayores, es una hoja de ruta para conocer los riesgos a los que se expone la ciudad.

INCENDIOS FORESTALES

A la espera. El territorio de Vigo concentra diversos factores que incrementan notablemente el riesgo de incendios por las particularidades de su perímetro urbano-forestal. «Especialmente intenso nas parroquias, e a composición e configuración dos espazos forestais, que están integrados por masas de eucaliptos, acacias e piñeiros, así como por matogueiras cunha moi alta biomasa». La frase, dos años y medio después de los grandes incendios de Vigo, evidencian que las promesas de entonces no se cumplieron. El Plan Xeral recuerda otra iniciativa municipal de la que también mucho se habló pero nada se sabe. El Plan Municipal de Prevención y Defensa contra Incendios Forestales, «que ten entre os seus obxectivos reducir ao máximo os danos sociais, ecolóxicos e económicos producidos polos incendios forestais. O plan ofrecerá un catálogo de medios e recursos de prevención, ademais de antepoñer as actuacións en caso de incendios, establecerá procedementos de emerxencia e planificará os traballos preventivos, e regulará accións de formación e información sobre os incendios». En definitiva, nada que permita conocer mínimamente los pilares del plan. Tampoco se aportan datos concretos de otro proyecto publicitado a bombo y platillo en octubre del 2017, aún con los incendios sin apagar y que a día de hoy sigue en gestación. Se trata del anillo verde, esa masa forestal homogénea que rodeara la ciudad para hacer de cortafuegos. Tan solo se aporta la extensión exacta, 49,6 kilómetros, «con cen metros de ancho, e cunha pista central acondicionada para a circulación de vehículos de extinción de incendios e dos servizos de mantemento».

Sequía

Baño de realidad. Resulta curioso que tan solo se dedique media hoja del Plan Xeral a esta emergencia, cuando fue la última en sacudir a Vigo. Mientras, los seísmos ocupan cuatro veces más espacio en el documento, que resucita la tensión provocada por lo vivido entre verano y otoño del 2018. «A incerteza da dispoñibilidade e a ineficaz xestión do recurso (presas de Eiras y Zamáns) están a poñer en risco a garantía do subministro de auga potable á poboación e condicionando a viabilidade das actividades económicas». Todo indica que las pautas a seguir serán iguales a las ya recogidas en el plan de emergencias obsoleto, pues es la única referencia recogida en esta hoja de ruta: «Fase de alerta: menos de cien días de suministro; fase de escasez severa: menos de 70 días de suministro garantizado; y situación de emergencia: reservas por debajo de los 40 días».

INUNDACIONES

Zonas concretas. La referencia utilizada vuelve a ser el obsoleto plan de emergencias: «Identifícanse 50 zonas en risco de inundarse, diseminadas polo termo municipal, aínda que máis da metade están emprazadas no casco urbano. O ámbito máis exposto é, porén, o contorno do Río Lagares no treito baixo comprendido entre Sárdoma e a desembocadura. De acordo co plan de emerxencias das sete graves inundacións rexistradas nos últimos 93 anos en Vigo, cinco se produciron neste ámbito». Ya el Plan Director de Saneamiento de Vigo identifica en las zonas de O Areal y Balaídos los otros puntos críticos.

RIESGOS TECNOLÓGICOS

Tipologías. Vigo, de Galicia, es la zona de mayor riesgo por su industrialización. Se transportan mercancías contaminantes y de riesgo químico. De ahí que la Xunta catalogue a la ciudad de alta peligrosidad. «A plataforma de colectores de Guixar é punto de destino de mercadorías perigosas, recibindo no ano 2014 máis de 10.000 toneladas de substancias deste tipo: hidróxido de sodio en solución, peróxido de hidróxeno en solución acuosa estabilizada, líquido orgánico corrosivo ou ácido». Conductos para el gas, suelos contaminantes, líneas de alta tensión y subestaciones eléctricas o antenas de telefonía móvil son otros puntos de riesgo. También se aplica en el aeropuerto y en la Autoridad Portuaria, que gestiona buena parte de la facha portuaria de la ciudad: «As instalacións e actividades do Porto de Vigo comportan risco significativo para a poboación, pola natureza das actividades e polo seu emprazamento na fronte litoral da cidade», de ahí que cuente con su propio plan de emergencias. Se incluye igualmente un apartado para el tránsito marítimo de mercancías peligrosas. Tanto para su correcta carga y descarga como para entrar y salir del puerto de Vigo.

Seísmos

Edificios demasiado. Se utiliza de referencia el Plan Especial de Protección Civil ante o Risco Sísmico en Galicia (Sismigal), «que encadra ás parroquias de Vigo dentro da área con perigosidade sísmica. A vulnerabilidade da edificación é clasificada como media, en función da antigüidade e altura da mesma. A existencia de barrios en crise e asentamentos fundacionais con alta porcentaxe de edificación antiga en mal estado, abandonada e arruinada, supón un incremento da vulnerabilidade e, polo tanto, do risco sísmico».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Plan Xeral obliga a rehacer el protocolo de emergencias de Vigo