Grandes incendios, inundaciones, derrumbamientos.... pero no pandemias

El plan de emergencias de Vigo prevé todo tipo de catrástrofes. El coronavirus, sin embargo, pilló con el pie cambiado al Concello, igual que al resto de las administraciones


VIGO / LA VOZ

El primer mes de confinamiento deja claro que, en líneas generales, el COVID-19 cogió con el pie cambiado por igual a dirigentes y administraciones a lo largo y ancho del país. Un desliz que se remonta a la llegada del virus a la Península o Europa. El plan de emergencias de Vigo es una pequeña muesca, pero ilustrativa. El documento, redactado en el 2006 y vigente tras algún retoque, prevé todo tipo de catástrofes naturales o intencionadas. Pero no una pandemia, situación que se ha repetido en ayuntamientos, diputaciones, gobiernos autonómicos y el central. Incluso el sistema judicial tuvo que trabajar a marchas a marchas forzadas, en los primeros estados de alarma, para sentar unos criterios mínimos llamados a sostener la convivencia y el orden.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Grandes incendios, inundaciones, derrumbamientos.... pero no pandemias