Hay una mona llamando a la puerta

Los pasteleros se apuntan al servicio a domicilio para salvar la campaña de Pascua


vigo / la voz

Aunque el de los panaderos y pasteleros es uno de los sectores «privilegiados» que pueden trabajar durante el estado de alarma, los artesanos del gremio también lo están pasando mal. Lejos de echar cohetes, la mayoría da por perdida la campaña de Pascua, o al menos, con unos réditos que en nada se van a parecer a los de siempre, ya que se trata de una de las épocas del año en las que se multiplican los pedidos.

El coronavirus impide este año no comprar, pero sí andar de aquí para allá llevando las típicas monas de chocolate que madrinas y padrinos regalan a sus ahijados.

La campaña se prepara con meses de antelación y todos han tenido que frenar en seco, pero ya con muchísima producción acumulada. Es el caso de Ángel López Vázquez, de la pastelería Travesía (Travesía de Vigo, 157). El joven repostero, que lleva las riendas del negocio que abrieron sus padres en 1987, cuenta que este año «lo tenía todo súper organizado», comenzó a hacer figuras de chocolate a finales de enero, «porque es un proceso largo y lo hacemos todo nosotros», y también a hacer pedidos de muñecos y cajas para envoltorios. Según iba viendo los acontecimientos, hace 20 días decidió parar, pero el obrador ya estaba lleno de monas de Pascua.

«Menudo embolado, con lo que tenemos aquí», pensó. Por eso no perdió mucho tiempo más en lamentos. «Decidimos tirar de redes sociales y habilitar cuanto antes un servicio a domicilio»: Ángel sabe que eso es lo que mejor funciona, así que subieron a Instagram y Facebook fotos de cada uno de los modelos disponibles.

La idea fue un acierto y reconoce que no para de llamar gente o de recoger peticiones que llegan también por WhatsApp o por las mismas redes. Tampoco para él, porque cuando remata su jornada en el obrador, que comienza sobre las 5 dela madrugada, se encarga también del reparto. «Hoy tengo entre 35 y 40 envíos», contaba a mediados de semana, pero encantado «porque soy feliz haciendo esto», afirma.

 

 

 

El pastelero, que se formó en la empresa familiar pero reforzó conocimientos con maestros como Claudio Uñó o Raúl Bernal, está sorprendido del éxito de convocatoria, ya que si antes atendía fundamentalmente a clientes conocidos, «esta vez nos llama gente que nunca ha venido a comprar aquí y que ni siquiera nos conocía», reconoce. En el servicio a domicilio, la pastelería no cobra portes a mayores, pero hay que hacer un pedido mínimo de 40 euros tras hacer el pago mediante transferencia a un número de cuenta.

En Tahona Colmeiro (Pintor Colmeiro, 6) también asumen el coste de los envíos a casa si el pedido supera los 30 euros. Delmiro Vidal, el responsable del establecimiento, indica que este año han reducido la fabricación en un 50 % y admite que aunque la mona de pascua «tiene tirón pero no tanto como en Cataluña», el roscón funciona mejor y lo hacen «al estilo tradicional y Niza, que lleva relleno de yema». Como la gente no puede ni debe desplazarse, «y para tratar de salvar un poco la producción, hemos habilitado el servicio a domicilio, aunque los pedidos, para organizarnos, mejor si se hacen de un día para otro», advierte. El local abre todos los días en horario continuado (excepto domingo, hasta las 15.00 horas) y alargarán la venta de sus monas de pascua artesana y roscones unos días más.

Un año sin la figura monumental de chocolate de El Trigal

El Trigal era uno de los negocios del gremio que más se hacía notar en Vigo durante la Semana Santa, ya que su repostero, Jesús Veiga, elaboraba gigantescas figuras que luego repartían entre la clientela. Este año también lo hizo, «pero no la llegamos a sacar», lamenta el responsable del negocio, Cándido Durán.

El profesional cuenta que ellos también han pensado en las entregas de dulces de pascua en las casas. «Se nos abrió una pequeña ventana para poder acercarse así al cliente», explica añadiendo que «afortunadamente la gente responde, es una satisfacción que que los clientes se acuerden de nosotros y vamos dando soluciones. Ha sido un acierto aunque estemos muy lejos de las ventas que podríamos hacer un año normal», explica desde la zona de cafetería, que como no se puede abrir, han convertido en taller.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hay una mona llamando a la puerta