De Nevada a Vigo para confinarse

Olaia Becerril recuerda los múltiples controles para viajar desde Estados Unidos y lo triste que encontró su cuidad al regreso


vigo

El anuncio de la pandemia cogió a la saltadora de longitud Olaia Becerril en el estado de Nevada, en donde entonces tomaban a broma al coronavirus. Regresó a casa una semana antes de que cerraran las fronteras y ahora espera en Vigo que levanten el confinamiento para poder saludar a sus amigos. También a que le renueven su visado y pueda volver a la Universidad de Reno, ya que no había cumplido los cinco meses de estancia en Estados Unidos que requieren las leyes de aquel país.

«Me vine justo cuando comenzaba allí, aunque entonces no se lo tomaban en serio, lo veían como una broma. Me avisaron de la agencia que estaban cerrando las fronteras y que era mejor venirse», relata la atleta viguesa sobre su salida de la Universidad de Reno con destino a Vigo. Y en el viaje comenzó a notar las restricciones: «Había controles por todas partes y en el avión te tenías que sentar con mucha separación con los demás». Cuando llegó a Madrid le cancelaron el vuelo de enlace con Vigo y tuvo que viajar en tren, de nuevo con espacio suficiente entre ocupantes de los vagones.

¿Y cuando llegó a Vigo qué se encontró? «Todo muy triste. Esperaba volver en verano y ver a todo el mundo y no pude ver a nadie, está siendo un poco triste», comenta la promesa de la longitud gallega al tiempo que confiesa que los últimos días han sido especialmente duros al conocer que el confinamiento se prolongaba por lo menos hasta el 26 de abril.

Flexibilidad

Desde casa hace un poco de trabajo físico -«nos mandan un plan y nos van haciendo preguntas de si hemos hecho algo y así»- y aprovecha para avanzar en sus estudios del doble grado de márketing, relaciones públicas y publicidad que está cursando en Estados Unidos. «En Nevada, antes de que todo esto pasase, ya nos pasaron a la universidad online, incluso antes de que España se pusiera en alerta», comenta elogiando la apuesta de su universidad en contraposición con la flexibilidad en materia de confinamiento que aún hoy, dos días después de entrar en vigor las restricciones, tienen en Reno. «Dijeron que había que estar en casa, pero puedes seguir yendo de paseo con tal de no estar con mucha gente, con dos o tres personas». Ella, sin embargo, vive entre cuatro paredes en Vigo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

De Nevada a Vigo para confinarse