Maratón de controles policiales en Vigo para abortar las escapadas de Semana Santa

La Policía Local de Vigo controló 200 vehículos a primera hora de la mañana pero todos los conductores tenían el justificante del trabajo. Una familia con tres ocupantes afrontan multas de entre 900 y 1.800 euros.


vIGO / LA VOZ

La Policía Local de Vigo ha iniciado esta mañana una ronda de controles que durará dos días y que pretender impedir que los confinados de Vigo hagan escapadas a sus fincas o chalés durante la Semana Santa. A primera hora, desde las 7.45 horas, los agentes colocaron tres dispositivos en los accesos y salidas de la ciudad a la caza de infractores que incumplan el real decreto del estado de alarma por la emergencia sanitaria del COVID-19. Hasta las 11.00 horas, controlaron 200 vehículos pero todos los conductores justificaron con un certificado que se dirigían a sus puestos de trabajo. 

La policía Local continuará toda la tarde y la jornada del Jueves Santo realizando controles para evitar el flujo de vehículos que salgan de la ciudad y se dirijan al extrarradio a disfrutar de sus vacaciones de Semana Santa. Con esta medida, se quiere evitar que el coronavirus se expanda al rural.

Por su parte, la Policía Nacional de Vigo ya advirtió hace unos días de que iba a presionar a los conductores en los días previos a Semana Santa para mantener el confinamiento. Fuentes policiales señalan que si descubren a una familia con tres ocupantes en un coche, la propuesta de sanción mínima es de 300 euros y se aplica a cada uno de los pasajeros, salvo si a bordo viajan menores o personas con discapacidad sin capacidad de decidir. Las multas que afronta una familia de escapada se sitúa entre 900 y 1.800 euros, según fuentes policiales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Maratón de controles policiales en Vigo para abortar las escapadas de Semana Santa