«Ahora puedo estar en clase desayunando en mi terraza»

Alejandra Pascual Santiago
alejandra pascual VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Universitarios de Vigo se conectan desde sus casas telemáticamente con los profesores como si estuviesen en las aulas

31 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras la suspensión de la actividad docente a mediados de marzo y ante el horizonte de incertidumbre que se da para este curso por el estado de alarma sanitaria, universitarios vigueses diseminados por instituciones académicas de toda España han empezado a recibir clases de forma telemática. La docencia digital ha sido gratamente aceptada por parte de los estudiantes. «Es una forma de incentivar una cuarentena activa, manteniendo las clases, que en este caso recibo mientras desayuno en la terraza, lavo la loza o incluso plancho», dice Jacobo Pérez-Lirón, estudiante de Periodismo en la Universidade de Santiago de Compostela.

Carolina Iglesias, José Luis Varela, Antía Mallo y Alejandro Ibáñez son alumnos de la Universidad de Vigo. Los cuatro acceden a FaiTic, la plataforma habilitada, para recibir la explicación de sus asignaturas mediante teledocencia. Antía y Alex, estudiantes de ADE en cuarto año, consideran que, dadas las circunstancias extraordinarias, la alternativa escogida por sus profesores «no está mal». «De todas formas, prefiero las clases presenciales en las que la interacción profesor-alumno es mayor», relata Antía.

El pasado viernes, José Luis se examinó por primera vez en su vida de forma telemática. También estudia la carrera de ADE en Vigo: «Era tipo test y nos dieron un tiempo bastante limitado para realizarlo. Si nos dedicábamos a buscar las soluciones en los apuntes no nos daba tiempo a acabar», cuenta el estudiante.

Carolina cursa el grado de Ingeniería en Organización Industrial y sus clases virtuales comenzaron con el arranque de la cuarentena. El maestro de la asignatura de Sistemas de Información y Sistemas Integrados de Gestión, José Comesaña, les recomendó la aplicación Microsoft Teams. «El método utilizado por el profesor está muy bien», explica. La alumna destaca de Teams la posibilidad de compartir la pantalla con el resto de usuarios de la llamada, de manera que su profesor podía ver desde su casa lo que proyectaba el ordenador de Carolina.

Nicolás Moya estudia Ciencia y Tecnología de los Alimentos en el campus de Ourense, de la UVigo, y también se prepara cada día para acudir a clase a las 16.00 horas. «En mi caso, las asignaturas son impartidas mediante presentaciones de PowerPoint con la voz del profesor de fondo explicando la materia», cuenta.

La teledocencia comenzó ayer para Jacobo Pérez, alumno de la Universidad compostelana. El estudiante recibe sus lecciones los lunes a las 12.00 horas y los viernes a las 10.00 horas mediante videoclases en directo. «Es una forma muy lograda para mantener la docencia. Permite recibir las mismas lecciones expositivas que cuando íbamos a la facultad y, a la vez, facilita la interacción, ya que podemos intervenir a través de la webcam y el micrófono», considera.

Clara y Celia Terrón son dos hermanas que estudian en el Regional College de Cambridge y en la Universidad de Salamanca, respectivamente. Clara preparaba el examen de Advance en Inglaterra mientras trabajaba allí y se volvió para España el pasado día 13 ante la situación de alarma. «Nos ofrecieron la posibilidad de terminar los cursos mediante teledocencia y acepté. Es una clase normal», concluye. En sus sesiones, accede a las clases junto a otros compañeros de Italia, Polonia o China. Celia, por su parte, estudia Magisterio en la ciudad castellana. «Si las clases las suspendieron un jueves por la tarde, el viernes a primera hora ya asistíamos a las primeras aulas virtuales», señala la joven estudiante.