Vigo

Miles de familias de Vigo están llegando a una situación límite después de tantos días de confinamiento sin poder generar ingresos para su subsistencia y afrontar pagos. La administración local está recibiendo una avalancha de peticiones de ayuda básica, sobre todo para comer. El alcalde, Abel Caballero, ha informado esta mañana que ayer recibieron un total de 1.200 solicitudes de auxilio en la concejalía de Benestar Social, de las que atendieron algo más de medio millar por un valor superior a los 50.000 euros. Hoy está previsto que se otorguen las restantes que no dio tiempo a tramitar. 

El Ayuntamiento otorgó 2.263 ayudas de emergencia desde el inicio del estado de alarma. «La gente que lo necesita no puede esperar y ponemos a su disposición las cantidades y, si no vuelven a tener ingresos, se las volvemos a dar», ha dicho esta mañana Caballero. 

Por otra parte, un total de 420 personas usuarias de los comedores sociales reciben la comida en sus casas gracias a la labor de distribución que realiza el Concello en diez furgonetas. Además ofrece alojamiento y alimentación a 140 personas sin techo. También ha creado un servicio itinerante para atender a las personas sin hogar que se niegan a irse de la calle a los albergues u hostales. Les llevan comida y les recogen la ropa para lavársela. «Si surgiera un caso positivo en este ámbito, ya hay un dispositivo de aislamiento previsto», afirma el alcalde. 

Denuncias

La Policía Local impuso ayer un total de 46 sanciones y 18 advertencias verbales por no cumplir el decreto de alarma y controló a un total de 775 vehículos. Por ejemplo, se multaron a dos personas que estaban tomando unas cervezas en la Porta do Sol, a un ciudadano que recorrió media ciudad en patinete o al responsable de una ferretería que ejercía su actividad.  

Los agentes locales pusieron desde el 16 de marzo un total de 509 denuncias. Según el alcalde, el nivel de cumplimiento no ha variado y se percibe en la calle gente con razones justificadas. El regidor aboga por un cambio en los hábitos de vida para prevenir contagios. Eso significa espaciar más los tiempos para salir a la calle. «Tenemos que estar confinados en casa y si la compra se hace cada semana y el pan se compra cada tres días lo hacemos, se congela y se descongela. Algunas costumbres que tenemos tienen que cambiar y tenemos que adquirir normas y culturas distintas», afirma Abel Caballero. 

Desinfección 

El Concello cuenta ya con 14 equipos de desinfección, con sulfatadoras, cañones cedidos por una empresa, cisternas, que están trabajando cada día en todas las calles de la ciudad y de las parroquias. 

Mañana a las nueve de la mañana entregará 30 contenedores de residuos especiales al hospital de Fátima y 12 para Povisa, donados por la empresa Contenur. «La lucha contra la contaminación se llama higiene, desinfección y confinamiento y la lucha contra los contagios se llama una nueva forma de entender la vida», afirma el alcalde. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Concello recibe una avalancha de solicitudes de ayuda para comer