Los bomberos dejan de rescatar animales y de asistir en hogares para no contagiarse

El cuerpo se reserva solo para las emergencias y no hará servicios ordinarios para no exponerse al coronavirus


VIGO / LA VOZ

Los bomberos de Vigo al fin conocieron esta semana qué pueden hacer y qué no deben de hacer en su trabajo para evitar, en la medida de lo posible, el contagio del COVID-19. Un decreto, emitido el martes, suspende de forma indefinida las actividades ordinarias del cuerpo de bomberos en Vigo para centrarse únicamente en las emergencias, que por ahora están siendo contadas. La hoja de ruta, firmada por la concejala de Seguridad Ciudadana, Elena Espinosa, detalla que «aos efectos de garantir o normal funcionamento do servizo organizado en quendas fronte ao risco de contaxio do COVID-19, e tendo especialmente presente a modificación dos riscos previsibles por razón da estrita limitación da liberdade de circulación imposta pola declaración de alerta» se acuerda «suspender o réxime ordinario de permisos, licencias e vacacións para todo o persoal de cadro».

Se anula igualmente la autorización de cambios entre turnos del personal para resolver cuestiones personales. Por lo que la prestación del servicio «atenderá exclusivamente ás situacións de emerxencias con perigo para a vida e integridade física das persoas». En particular, añade la documento, no se atenderán los siguientes servicios, considerados secundarios: las limpiezas de calzadas, incluidas las causadas por vertidos; revisión de fachadas por desprendimientos, cornisas, ventanas, cubiertas, balcones o muros; rescate de animales; asistencia a personas en vivienda; retirada de árboles o ramas; todo lo relacionado con la velutina; tendidos eléctricos, telefónicos o farolas; inundaciones de garajes y viviendas; intervenciones fuera del Concello de Vigo en las que no se encuentren involucradas víctimas; retirada de letreros publicitarios; intervenciones en el Puerto siempre que no involucre víctimas y accidentes de circulación sin víctimas.

Dos grupos y un retén

La carga de trabajo diseñada se hará siempre con un dos grupos de trabajo diferenciados en los parques de Teis y Balaídos. El primero, el central, lo formarán un telefonista, un conductor-bombero como apoyo a las intervenciones con vehículo nodriza, de apeos y salvamento en altura. La unidad de salir la formarán un mando, dos conductores-bomberos, cuatro bomberos y un vehículo de salvamento en altura. En Balaídos están operativos de forma perenne Parque un mando; dos conductores-bomberos; cuatro bomberos y vehículo de salvamento en altura. A mayores, por orden del jefe de servicio, «programarase cada día un retén localizable e que deberá incorporarse ao parque central nun tempo non superior aos 30 minutos. Este retén estará integrado por un mando, un condutor-bombeiro e tres bombeiros».

Explican en la plantilla que, por ahora, las salidas por emergencias son muy reducidas, por lo que la carga de trabajo va pareja. Añaden los trabajadores consultados que el conflicto laboral con el Concello sucumbió también a la parálisis administrativa, de la misma manera que están parados los procedimientos judiciales abiertos por demandas contra el Concello.

«La situación actual es de emergencia y tenemos la obligación de pensar en el bien común, de salir de esta prestando el servicio con las mejores garantías. El mismo decreto municipal deja claro que hacen falta 16 bomberos presenciales y 5 localizables en cada turno, lo que indica que la falta de personal no permite tener los efectivos mínimos necesarios para Vigo. Pero ahora es momento de pensar en la ciudadanía, no de litigar con la alcaldía, aseguran en la plantilla de bomberos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los bomberos dejan de rescatar animales y de asistir en hogares para no contagiarse