El Concello presupuestó un ingreso de 4 millones en multas y recaudó 8

Tres vehículos con radares y ocho cabinas en Vigo recolectaron 21.900 euros al día en el 2019


VIGO / la voz

Pocos negocios facturan 21.900 euros al día. El Concello de Vigo maneja uno que se reparte en tres vehículos con radares, ocho cabinas y agentes a pie de calle. El departamento concreto dentro de la Policía Local también está bien armado de agentes. En el 2019 recaudaron 8 millones de euros, cuando la previsión que manejaba la Concejalía de Seguridad Ciudadana era 4. Luego la modificó para añadir 665.000 euros sin aparente explicación. En todo caso, el Concello sabe que las cosas podrían ir mejor de no ser por el pulso que mantiene con la plantilla desde hace tiempo. Y aun así se superó la barrera de los 8 millones, superior a muchos ejercicios de la última década y el año anterior.

Los responsables de tener los objetivos bien abiertos son tres radares que responden a los nombres de láser, multinova y multirradar, la joya de la corona. Costó 85.000 euros y a buen seguro que ya las arcas municipales ya lo amortizaron. Es un último modelo igual a los utilizados por la DGT, con capacidad para retratar coches a lo ancho de seis carriles. La descarga de fotos para los agentes también resulta mucho más sencilla. El radar multinova llega a cuatro carriles y también funciona a buen rendimiento. El que peor está, por su mal estado de conservación, es el radar láser, con constantes problemas y averías.

Las cabinas fijas son ocho y su mapa es el siguiente: tres en Beiramar, dos en Clara Campoamor, uno en Castrelos de Valadares, otro en Samil y el último en la avenida de Europa. Otro en la VG-20 fue gestionado por el Concello hasta que alguna Administración descubrió que el vial no era de su competencia y perdió sus ingresos. Otro pie que cojea en estas recaudaciones es por culpa de los morosos. El Concello, en el 2019, le seguía la pista a conductores con multas acumuladas por valor de 500.000 euros. El año pasado se envió una notificación oficial de reclamación a 1.357 personas que arrastraban infracciones.

Elena Espinosa a la Policía Local durante la última reunión: ¿Por qué no multan más?

La Concejalía de Seguridad Ciudadana acumula turbulencias con sus dos departamentos más importantes: bomberos y policías. Ocurrió en la época de Carlos López Font y prosigue en la de Elena Espinosa. Los bomberos ya suman dos sentencias favorables que hablan de explotación laboral en un gobierno de mayoría socialista. La Policía Local eligió la estrategia del pulso soterrado. Optó por tensar la cuerda dejando de multar salvo que la infracción sea flagrante. O mejor dicho, siendo comprensivos con los contribuyentes. Es público que la situación duró meses, tanto que la edila Elena Espinosa lo planteó abiertamente en la última reunión con los sindicatos policiales y en presencia del jefe máximo. ¿Por qué no multan más?, planteó en la reunión, según explican en el departamento.

Explican en la Policía Local que parte del pulso tiene su razón de ser en el cobro de una hora de trabajo. Ocurre en verano, los funcionarios trabajan de 8.00 a 14.00 horas, y no a 15.00 horas como el resto del año. La Policía Local no se beneficia de esa hora y quiere cobrarla. El Concello ha dado una muestra de buena voluntad con la aprobación en Junta de Gobierno Local de una pliegos para que opten empresas que valoren la situación laboral. El contrato, por procedimiento abreviado, es por 16.000 euros. El gesto burocrático ha generado un contexto de calma tensa por la incógnita que supone saber si llegará a algo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El Concello presupuestó un ingreso de 4 millones en multas y recaudó 8