El campeón de billar que no tuvo quién le enseñase ahora da clases gratis de iniciación a principiantes

El amiense Manuel Castro forma en Santiago a aficionados y personas que empiezan desde cero


Santiago / La Voz

Él empezó en la sala de billar de la cuesta de la Camelia, en Hermasa, «y donde más jugaba era en el Resaca, en las galerías Zafiro, un sitio de culto para el billar, donde estábamos todos los días 20 o 30 personas alrededor de la mesa esperando su turno». Recuerda también Manuel Castro que «en aquella época todas las discotecas tenían un billar y podría haber unos 30». El que fue el primer campeón gallego en 1993 explica que en su día no tuvo quién le enseñase y ahora este veterano da clases gratuitas a aficionados e interesados que empiezan de cero. «Están a quienes quieran iniciarse en el mundillo del billar y en el de los campeonatos. Hay varias categorías y, cuando comienzas, te enfrentas a otra gente que no ha competido nunca. Están los que lo tenían como hobby y los que prácticamente se desvirgan rompiendo la piña. Pero lo importante es pasarlo bien... no vas a perder nada por echar una partida», dice el amiense (de Ventoso), gustoso de mostrar los secretos del deporte de precisión. «Yo llevo la competición a nivel provincial en A Coruña, y en la zona de Vigo; y desde hace unos años doy las clases de iniciación en Santiago. Las he hecho en el Momo y en el Black Ball, en función de si se forma un grupo; además de en distintos sitios de A Coruña y Vigo», comenta Manuel. Él ganó varias veces el campeonato sénior autonómico y está en el top 5 en el circuito nacional. «Ahora el nivel es altísimo y mantenerse ahí está difícil», indica. ¿Cómo es formar a jugadores novatos? «Todo el mundo ha jugado al billar alguna vez en su vida. Muchos aprenden por su cuenta y vienen con vicios... como para el carné de conducir. Pero es más fácil todo si alguien que entiende te comenta dos o tres cosillas, unos pasos muy concretos. Al principio, muchos piensan que competir es demasiado serio, pero en la cuarta categoría (para principiantes) entra todo el que quiera. En el gallego se llegan a juntar unos 1.500 participantes de distintas categorías y puedes ver cómo juegan», añade. Cuando él empezó, el billar estaba en pañales en Galicia: «Destacaba un jugador, Toño Fazanes, y llegamos los dos a la final. Llevaba 10 años jugando en Santiago y no llegué a encontrar gente mejor que yo. Cuando entré en el circuito nacional cambió la cosa: estaban David Alcaide, Francisco Díaz... billaristas que ya eran campeones de España con 11 años». ¿La clave para llegar a lo más alto? «Como en todo, tiene que gustarte. Y hay que ser perseverante. Aunque parezca muy fácil meter una bola en un agujero, las cosas salen cuando practicas, repitiendo 300 o 500 veces, y es importante estar convencido. Un 70 % del resultado es mental: si crees que la vas a meter es probable que lo hagas, y si dudas lo más seguro es que falles... Al final, a base de entrenar, vas cogiendo también confianza», dice.

Miskatones, tras 20 años

Una fiesta privada organizada por un amigo sirvió hace un mes y medio para que los Miskatones volviesen a reunirse. Se destapó la caja de la nostalgia en Santiago y, ante la curiosidad generada, el grupo —creado a principios de los 90 y extinto a finales de esa década—, decidió dar un bolo. El reencuentro con su público será el día 28 en la Sala Moon. Aunque fueron quinteto (Los Insufribles, se llamaban) en sus orígenes y cuarteto en la última etapa, los excompañeros del IES Rosalía Ramón Orencio (Mr. Cool, cantante y guitarrista) y Fran Facal (batería) junto a Jacobo Prieto (bajista) se presentan en formato trío, arropados por algún artista invitado. «Gente que tocó en nuestra época», avanza Ramón. ¿El repertorio? «Casi todos nuestros temas, unos 10, y otros tantas de las versiones que solíamos tocar: Jimi Hendrix, ZZ Top...». Ya han vendido prácticamente la mitad de las localidades y queda un centenar. ¡Corred, que vuelan!.

Camino y nacimientos

Los aguerridos caminantes de Alumni USC, que preside Benita Silva, recorrieron el sábado la comarca de Valdeorras pasando por O Barco, Vilamartín, A Rúa y llegando al lugar de Alvaredos, tras cruzar el límite de las provincias ourensana y luguesa. Es una etapa muy llana bordeando el río Sil, presa de Santiago incluida, hasta que se encañona hacia tierras de la Ribeira Sacra. Ahí están en primera línea Antonia, Celia, Charo, Fina, Ana, María José y las Cármenes, entre otras. La gran noticia se produjo por la tarde, llegando a Santiago de vuelta en el autocar. Acababa de nacer Mateo, nieto de los caminantes Delfina Blanco y Xaquín Mato.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El campeón de billar que no tuvo quién le enseñase ahora da clases gratis de iniciación a principiantes