Un okupa se queja en un juicio de que la casera le cortó la luz durante un videojuego

El intruso alegó en el juicio para expulsarlo que paga 30 euros al mes


VIGO / LA VOZ

Un joven acusado de un delito de usurpación de una vivienda ajena alegó ayer en el juicio que, a pesar de que llevaba tres años en la casa y estuvo cuatro meses sin pagar nada, no se fue de allí porque dentro tenía sus enseres. Incluso se quejó de que la dueña de la casa le cortó la luz justo cuando estaba jugando a un videojuego en su ordenador y se vio obligado a ir a la compañía eléctrica a darse de alta.

La dueña, tras descubrir la presencia del intruso le permitió quedarse mientras ella buscaba a un inquilino pero en agosto le dijo que se tenía que marchar, lo que no hizo. Por ello, promovió el juicio para expulsar al okupa de su vivienda, situada en el Camiño de Esturáns, en Coia.

El juicio se celebró ayer en el Juzgado de Instrucción número 1 de Vigo. El implicado admitió ante la jueza que lleva tres años residiendo en la casa, la cual «llevaba abandonada siete u ocho años y tenía muchos problemas de humedades e hice una limpieza general». Aclaró que siguió residiendo con permiso de la hermana de la dueña y tras acordar un contrato de forma verbal y por el que pagó una renta de alquiler de 30 euros al mes. Sacó de su bolsillo unos recibos escritos en trocitos de papel y se los entregó a la jueza.

En el verano, la dueña y su hermana le comunicaron que se debía marchar de la casa y que, esa misma noche, le cortaron la luz cuando jugaba en el ordenador, por lo que dejó de abonar la renta. La magistrada le preguntó por qué sigue viviendo medio año después dentro de la casa sin pagar nada y él alegó que allí tiene sus cosas.

Desahucio por precario

Tras oír los testimonios, la Fiscalía solicitó la absolución pues no ve delito. La defensa insistió en que la palabra okupa no existe en el ordenamiento jurídico español sino que es usurpación. Además, señala la defensa, la casera tendría que ir a un procedimiento civil para expulsarlo por precario al no tener un contrato escrito sino uno verbal y no pagar desde agosto. La propietaria debería haber seguido la jurisdicción civil y no la penal, y haber interpuesto una demanda de desahucio por falta de pago o por precario.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un okupa se queja en un juicio de que la casera le cortó la luz durante un videojuego