El caso muerto de Déborah revive

Siete testimonios y pruebas reabren la investigación por la muerte de la joven cuyo cadáver apareció en una cuneta en Vigo hace 17 años. La familia clama justicia


VIGO / LA VOZ

Ninguno de los policías de homicidios que investigaron inicialmente la desaparición y muerte de Déborah Fernández-Cervera sigue en el caso. Casi todos están retirados 17 años después. A ella se la tragó la tierra mientras corría por Alcabre (Vigo) el 30 de abril del 2002. Lo siguiente, el 10 de mayo, fue localizar su cuerpo en una cuneta de O Rosal. Tenía 22 años. El procedimiento, en su fase más incipiente, cayó en manos de la Guardia Civil para acabar finalmente en las de la Policía Nacional. Procesalmente nació en Tui, viajó a un juzgado de Vigo por unos días y regresó definitivamente a Tui. Los dos siguientes jueces que tuvieron la causa en su poder no consideraron oportuno reabrirlo. Ya en el 2010 se emitió auto de archivo, hasta hace pocas semanas.

Esta noticia es para suscriptores


Comprometidos con el servicio público


Ante la dimensión de la crisis sanitaria, una gran parte de los contenidos asociados al COVID-19 se difunden en abierto para todos nuestros lectores

  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Accede 30 DÍAS GRATIS
Sin compromiso de permanencia

El caso muerto de Déborah revive