Muere Adolfo Silva, el hostelero que repartió 300 millones del gordo en Vigo

Ha sido el único en dar el premio más grande de la lotería en Vigo, en 1974


vigo / la voz

Ha fallecido Adolfo Silva Guldrís a los 78 años. Pasará a la historia por haber hecho millonarios a decenas de vigueses. El local de hostelería que regentaba con sus hermanos repartió el premio gordo de la Lotería de Navidad en 1974. Fueron 300 millones de pesetas para los clientes que compraron décimos en un establecimiento que ya no existe, el Compostelano, que estaba ubicado en la calle Seara.

Al propio Adolfo le tocó un pellizco de aquel premio. Invirtió el dinero en abrir otro local en la misma calle, el Danubio, donde continúa la saga familiar. Es un bar y una casa de comidas que cuenta con numerosa clientela del entorno. Adolfo pasó allí la mayor parte del tiempo durante los últimos años de su vida. A pesar de estar jubilado, siempre estaba para echar una mano a su hijo Ramón, que lleva adelante el negocio y que tenía cinco años cuando dieron el premio extraordinario de la Lotería. Su otro hijo es policía local de Vigo.

La ciudad pierde así a un hombre que se dedicó por entero a la hostelería y que repartió mucha suerte. La Voz le dedicó uno de los reportajes de la serie conmemorativa del 50 aniversario de la delegación de Vigo en el 2017.

Era uno de los tres hermanos propietarios del Compostelano. Adolfo recordaba el jolgorio que se organizó en el bar cuando los niños de San Ildefonso cantaron el 12.716. Estaba trabajando en el establecimiento. Su hermano José había ido a la plaza a comprar marisco. Tenía puesta la televisión y salió el número en la pantalla. Dio un brinco y salió hacia la tintorería de al lado. Le dijo al dueño: «Manolo, nos ha tocado la lotería». El teléfono no paró de sonar desde entonces y en seguida se armó una fiesta.

Barra libre

Recordaba que hubo barra libre para todos. Hasta 30 kilos de centollas despacharon entre sus clientes aquella mañana del 21 de diciembre. Varios empleados de banca esperaban a la puerta del bar para captar clientes entre los afortunados. Empleados, albañiles, viajantes, hombres de profesiones liberales se llevaron 100 o 200 pesetas. Curiosamente, ninguna mujer le compró lotería, dado que la mayor parte de los clientes del establecimiento eran hombres.

Adolfo recibió sepultura ayer en cementerio de la parroquia de Santo Tomé de Freixeiro, adonde acudieron numerosas personas para transmitir el pésame a la familia y darle el último adiós.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Muere Adolfo Silva, el hostelero que repartió 300 millones del gordo en Vigo