«A veces resulta un poco agobiante»

Los visitantes ensalzan la gastronomía, la decoración y el ambiente festivo


vigo / la voz

Arminda Franco y José Ramón Laíño se despiden de Vigo con buen sabor de boca. «Hemos venido al hotel Bahía a celebrar nuestro 29 aniversario viendo las luces de Vigo. Nos ha gustado mucho, aunque a veces es un poco agobiante y echamos de menos un poco más de personal en los puestos de vino de la alameda» cuenta esta pareja de Boiro.

Conchi Fumero estaba ayer contenta después de haberse bajado del avión de la compañía Binter que la ha traído desde Tenerife con los miembros de su familia. «A ver si puedo conocer a Abel», decía esta tinerfeña de pelo cano que ha llegado a la ciudad con cinco personas más. Fumero y sus parientes son algunas de las miles de personas que están pasando el fin de semana en Vigo. Muchos de los visitantes vienen en coche y ayer por la tarde el colapso que había en la zona centro era exasperante para los conductores. Muchos trataban de escapar de la ratonera, con muñeco de nieve trampa, en la que se ha convertido la zona de plaza de Compostela, Rosalía de Castro y el centro en general. Los coches formaban filas de seis y hasta ocho vehículos delante de los párkings abarrotados en los que lucía el cartel de completo. Pero las letras rojas no disuadían de su intento a los que habían venido desde lejos para ver las luces como quien peregrina a la meca de la Navidad.

María Simón era una de las que estaba con ganas de ver el alumbrado después de haberse desplazado desde un pueblo de León para reunirse con los suyos. Su nieto Pablo había pisado a fondo el acelerador para poder llegar a primera hora de la tarde y disfrutar de las luces con los más pequeños de la familia.

Más barcos

Jorge Fernández, su mujer y sus tres hijos exprimieron bien la jornada. En las horas diurnas aprovecharon para tomar el barco a Cangas en la naviera Mar de Ons, que ha reforzado los servicios durante el fin de semana en los que los barcos salen cada media hora en lugar de cada hora. «Llegamos el viernes y nos vamos este domingo. Nos gusta mucho el ambiente porque en Ferrol no hay nada», decía esta familia que se ha alojado en un piso turístico ubicado en la plaza de América, otro centro de celebraciones de cara al fin de año. Noelia Iglesias, una de las empleadas de la naviera, señalaba, tras venderles los billetes, que «hay muchísima gente. Tenemos viajes a Cangas y a las Cíes, también en fin de año. Llevamos reforzando la línea regular desde noviembre y está teniendo mucho éxito».

María del Carmen Domínguez, alias La Vasca, porque nació en Bilbao, trabajadora del restaurante Amura, repartía folletos de propaganda entre los posibles comensales. «Estamos de reservas de maravilla», comentaba y apostillaba «y esto es gracias al alcalde, esperamos que os dure muchos años».

Beatriz Lozano, de Sada, mostraba su entusiasmo. «Esperamos pasarlo muy bien, son las mejores luces de Navidad», decía al entrar por la puerta de su hotel junto a la alameda.

Por la plaza paseaba una familia de Mogro (Cantabria) que ensalzaba la gastronomía de Vigo. «Nos encanta la comida de Galicia», decía esta familia norteña amante de la buena mesa.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«A veces resulta un poco agobiante»