El Liceo salva el pescuezo con un acuerdo para saldar sus deudas

El 61 % de sus acreedores suscribieron el convenio que le permitirá cerrar el concurso


vilagarcía / la voz

Hace seis meses, el inicio del proceso concursal al que condujo su calamitosa decadencia situó al Liceo-Casino de Vilagarcía al borde de la desaparición. El acuerdo con el Concello para la adquisición de su céntrica sede de la calle Castelao, unido a la avenencia de algunos de sus más importantes acreedores, como Abanca y la Autoridad Portuaria, han permitido a la histórica sociedad recreativa capear el temporal con el mejor de los resultados posibles. Será difícil que el Liceo vuelva a ser el mismo, pero al menos continúa vivo, con un convenio aprobado para la liquidación de sus muchas deudas y la perspectiva de un local en el que continuar funcionando, siempre que sus integrantes así lo decidan, Ayer, la junta de acreedores se reunió para suscribir el acuerdo. Lo hizo el 61 % de ellos, suficiente para que en breve se emita sentencia y se dé salida, así, a la complicadísima situación en la que había caído una entidad centenaria.

En ello ha tenido mucho que ver el abogado vilagarciano Fernando García Arca, que presta sus servicios en la asesoría de empresas Afimso y ha ejercido la representación del Liceo-Casino en este proceso. El letrado explica que el plan de pagos reconoce el derecho a cobrar de una treintena de acreedores. La cuantía de la deuda conjunta que se debe sufragar asciende a 298.000 euros, de los que 178.000 corresponden a los acreedores que han aceptado el convenio.

La culminación del concurso bajo estas circunstancias supone un éxito indudable para los intereses liceístas. Una comparación razonable contribuye a despejar cualquier duda al respecto. Mientras el proceso del Náutico de Vigo condujo a una quita que ronda el 70 %, la del Liceo de Vilagarcía se queda en la mitad, aproximadamente un 35 %. A partir de este momento, la entidad pagará los créditos contra la masa -esto es, los créditos por salarios, así como las costas, los gastos judiciales, y, en general, aquellos que se han generado desde la declaración del concurso- durante los dos próximos años. A continuación, la sociedad comenzará a satisfacer los créditos, digamos, ordinarios.

Estructurar la deuda

El proceso concursal se inició a petición del propio Liceo, como la única forma de estructurar una colosal deuda que el informe de la administración concursal, asumida por la abogada Pilar Barreiro, elevaba a 693.000 euros.

Por lo que respecta a los acreedores, Abanca reclamaba 149.606 euros; la delegación provincial de la Agencia Tributaria cifraba su petición en 101.880 euros; la Tesorería General de la Seguridad Social, en 85.060 euros; la Autoridad Portuaria, en 74.153 euros; el Concello, 56.296; y la comunidad de propietarios, 19.792 euros. A todo ello se unían las cantidades correspondientes a los salarios que el Liceo adeudaba a sus trabajadores, en algún caso cifras de consideración, que entrarán en el primer período de pago.

La compra de la sede de Castelao por parte del Concello se cerrará en enero

 

s. gonzález

Tras un buen puñado de proyectos que no fueron a ninguna parte, todo el mundo en el Liceo tenía claro que la joya de la corona, el único patrimonio que podría evitar una liquidación por las bravas, era la amplísima sede de la calle Castelao que el Casino aportó a la sociedad tras su fusión. Valoradas en 797.111 euros por la administración concursal, las instalaciones serán adquiridas por el Concello de Vilagarcía por un precio ventajoso, 425.000 euros que a la entidad le vendrán como agua de mayo para seguir respirando.

Con el proceso concursal encauzado, pendiente tan solo del dictamen judicial, nada impide que la operación se lleve a cabo. Una firma que, probablemente, no se demore más allá de enero. De acuerdo con las condiciones pactadas, Ravella satisfará el pago de la sede liceísta en un período de tres años, a partir de un primer desembolso que rondará los doscientos mil euros.

A través de esta adquisición, el Concello incrementará su patrimonio material con un inmueble de 1.124 metros cuadrados enclavados en pleno centro de la ciudad. Solo su salón principal mide 250 metros cuadrados, a los que se suman un anfiteatro elevado, una terraza interior, un salón bar, la biblioteca, una terraza exterior y diferentes salas. El conjunto será objeto de una completa renovación. Ravella se compromete, por otra parte, a ceder al Liceo-Casino unas dependencias de superficie equivalente a 250 metros cuadrados, en las que la histórica sociedad vilagarciana podrá continuar viva.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Liceo salva el pescuezo con un acuerdo para saldar sus deudas