«Si alguien me ha dejado huella, ese ha sido Adolfo Suárez»

La periodista María Rey ejerce hoy de madrina de la Gran Recogida en supermercados


vigo / la voz

Decía Kapucinski que los cínicos no sirven para el periodismo. Los que no son capaces de ponerse en el lugar del otro, tampoco. Quizás la empatía que desprende María Rey (Vigo, 1967) ha sido una de las claves para que esta periodista lleve casi 30 años en la primera línea de la televisión, un medio cambiante donde pocos resisten el paso del tiempo. Y quizás, también, es esa empatía la que la haya hecho ser la elegida para amadrinar hoy la Gran Recogida solidaria del Banco de Alimentos: «Soy de una familia numerosa de Vigo que vivía de un solo sueldo, que pasaba a veces apuros, como muchas otras. La vida me ha dado oportunidades para ir viviendo cada vez mejor y eso me genera la responsabilidad de ayudar», asegura.

Rey estará hoy recorriendo supermercados de la provincia y recogiendo alimentos: «La leche es fundamental, igual que el cacao y las gallegas. También el aceite de oliva y las conservas. Los tarros de legumbres son también muy necesarios para quienes sufren además pobreza energética», explica María. El año pasado el elegido fue David Amor, que presumió de que con sus manos de exjugador de balonmano podría coger mucha comida. María recurrirá al nervio y la garra que lleva mostrando 30 años ante las cámaras: «Tengo tantas ganas como David y voy a ser muy rápida recogiendo de las manos de los ciudadanos y colocando en las cajas», afirma.

María Rey regresa hoy a su ciudad, esa que la vio crecer y hacerse mayor, una ciudad que visita varias veces al año. Rey nació en la calle Vázquez Varela donde vivió hasta los 16 años. Por razones laborales de su padre, José Luis Fernández Lorenzo (alcalde de Tomiño hasta el año 2007 por el PP), se acabó mudando a Tomiño con su familia. «Mi padre se llevó algún susto en la carretera, yendo y viniendo. Por su seguridad y comodidad acabamos mudándonos al Baixo Miño», explica la periodista. «Los años de la infancia y adolescencia no se olvidan nunca. Vigo es mi ciudad y lo seguirá siendo siempre», dice con nostalgia. María conserva los recuerdos de subir al Vitrasa sola desde los 10 años para ir a la Alameda a ver a su mejor amiga. Recuerda la heladería Capri, que era un punto de encuentro de adolescentes, también están en su cabeza los paseos por la calle Príncipe y por el puerto de Vigo con su pandilla: «Tengo el recuerdo de las primeras salidas, las primeras discotecas y los primeros novietes. Eso no se olvida», bromea.

Su primer trabajo fue en la radio en Vigo: «Mi primera cobertura fue entrevistar a un jugador del Celta de baloncesto. Me dijeron los compañeros que fuera a hablar con él que hablaba muy bien y resulta que era tartamudo». María Rey asegura que sus primeros pasos fueron «muy torpones» pero también muy emocionantes. Ahí descubrió la esencia del oficio: «Salir, ver, escuchar y contarlo», explica.

Entre los personajes que más la han marcado está Adolfo Suárez. La periodista era amiga de sus hijos y tuvo la oportunidad de charlar con el expresidente en su casa de Madrid antes de que enfermase. «Él era un gran conversador. Le gustaba hablar con los jóvenes porque le gustaba saber qué pensaban. Tengo un recuerdo maravilloso del sofá de su casa, era un gran narrador… Si alguien me ha dejado huella, ese ha sido él», explica.

Rey se mudó a Madrid para estudiar periodismo y allí se instaló para trabajar. Muchos la recordarán presentando los informativos de Antena 3 en los años 90, estrenando unos canales privados que ampliaban la escasa oferta televisiva. La tele ha cambiado mucho pero ella sigue al pie del cañón, presentando un programa diario matinal en Telemadrid, 120 minutos, por el que acaba de ganar el premio Iris de la Academia de la Televisión a la mejor presentadora autonómica.

Sus compromisos profesionales y la familia la tienen atada a la capital pero siempre que puede se escapa a Galicia. «Mi marido dice que cuando me como un trozo de empanada me cambia la cara… Yo, en cuanto llego me doy paseo, me tomo un vino y una tapa y soy feliz». La periodista veranea en A Guarda, donde tiene un apartamento. Allí descansa del estrés de Madrid, de las aglomeraciones y también del calor: «Para mí, A Guarda es mi paraíso en verano, en Semana Santa y en Navidades», explica. «Mi marido siempre dice que si te casas con una gallega y querías conocer mundo, ya lo conociste… (risas). Venimos siempre en vacaciones y él viene encantado».

Y no solo la tierra tira, también la comida. Si Rajoy se llevaba empanada a Madrid, María Rey hace lo mismo con el jamón, el pescado, la fruta y los yogures. «En el supermercado de A Guarda hago la compra y me la llevo a Madrid, especialmente los yogures Larsa; somos muy fans y allí no los encontramos». Precisamente, será en varios supermercados de la provincia donde veremos hoy a María Rey. La periodista recogerá comida para ayudar a 25.000 personas que tendrán sus necesidades alimenticias cubiertas gracias a la labor de Rey, de más de 1.000 voluntarios y también de quienes colaboran con la causa donando parte de su compra.

SU CANCIÓN FAVORITA

Plenilunio, de Luar na Lubre. «Es difícil quedarse con una canción. La banda sonora de mi vida es larga y variada pero Plenilunio es la canción que sonaba mientras entraban los invitados de mi boda al salón de Plenos del Ayuntamiento de Tomiño. Un gran día!»

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Si alguien me ha dejado huella, ese ha sido Adolfo Suárez»