Los narcos del hachís en Vigo ya no bajan al moro

Los proveedores de la ciudad dejaron de viajar al sur a por su mercancía para evitar la presión policial en el viaje de vuelta


VIGO / LA VOZ

400 kilos en febrero del 2018, 117 en febrero de este año, 30 en un peaje de la AP-9 y otros 30 en un coche que trabajaba para una organización afincada en Cangas. Se cogieron 105 más escondidos en un Peugeot 407. Al retirar los asientos y la moqueta del suelo se descubrieron otros 105 kilos formando un mullido manto de bellotas de hachís (imagen de la izquierda) que, al igual que las otras remesas confiscadas, estaban abocadas a consumirse en Vigo y su área. La sucesión de éxitos policiales dejó fuera de circulación a cuatro importantes organizaciones afincadas en Vigo y alrededores entre el 2015 y el 2018.

La última sentencia hecha pública es condenatoria y secunda el trabajo de Udyco de Vigo, que tuteló todas las investigaciones. Las penas de cárcel van desde los 6 años y 10 meses de prisión para su líder hasta los tres meses para el colaborador más bajo de la organización, afincada en Cangas. Pero toda aquella presión que los narcos del hachís sintieron en su nuca ha servido para algo más que para meterlos en la cárcel, aunque fuese temporalmente. Varios de estos operativos, al ser abordados los coches con la mercancía, implicaron carreras y embestidas contra policías y sus coches oficiales.

La gran novedad pasa por el nuevo método de importación adoptado por los proveedores actuales para evitar la presencia policial. Y es que ahora ya no son los gallegos los que se encargan de bajar al sur para recoger la resina de cannabis, son los propios suministradores marroquíes los que la suben a Vigo. En lo que coinciden unos y otros es en la ruta utilizada para mover el hachís: siempre por carretera y siempre por Portugal. La nueva fórmula no implicó un problema mayor, ya que las relaciones entre vendedores y compradores es fluida y llega directamente a los cabecillas en el país vecino. El servicio a domicilio implica un coste que se traduce en más dinero a pagar por kilo. «Compran ese servicio para evitar

Explican en la investigación que, por la experiencia, se sabe que el precio de cada kilo de hachís, viajando a Andalucía para cogerlo, a 2.200 euros. Incluso se afirma que para cerrar ese precio habría que ser un «buen cliente». El resto de tarifas serán siempre superiores. Luego, en la calle, cada bellota de hachís de diez gramos cuesta entre 50 y 60 euros. A este problema, también desde el prisma policial y judicial, hay que añadir la existencia de asociaciones cannábicas que, en algunos casos, adquieren el producto en el mercado negro.

2.200 €

Un kilo en Andalucía

Es el precio más bajo al que se puede comprar un kilo de hachís en el sur. Ya en Galicia, el precio de 10 gramos varía entre los 50 y los 60 euros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los narcos del hachís en Vigo ya no bajan al moro