Galicia, todo al negro

El «thriller» detectivesco se gradúa «cum laude» en el panorama literario y se convierte en la gran apuesta de los escritores gallegos


En una de las habitaciones de la segunda planta de una casa indiana de Lagoa de Pastoriza, en Lugo, Carlos Reigosa se propuso escribir en pleno mes de agosto Crime en Compostela. Era el verano del 83. Y la obra se convirtió en el primer best seller de la literatura gallega contemporánea, con más de 34.750 ejemplares vendidos, precursora de una oleada de crímenes resueltos que ha creado escuela, una auténtica revolución de plumas dispuestas a escribir la crónica actual de sucesos ficticios que se fragua en la mente de estos creadores.

Reigosa se encerró durante 26 días exactamente. Desde las seis de la mañana hasta las doce de la noche no dejó de crear y de mover las teclas de su antigua máquina de escribir, mientras su mujer y sus hijas disfrutaban del verano al aire libre en el jardín: «Era agora ou nunca. Tiña que escribila neses días antes de regresar a Madrid, á redacción central de Efe. Foi un ataque de paixón, de paixón desbordada que acabou case nun acto heroico. Non escribín ningunha outra novela máis así na miña vida», explica él mismo. Entonces, el joven Reigosa tenía 35 años y la historia la tenía en mente desde hacía tiempo. La había estructurado y tenía muy claro que sus personajes no serían aquellos arquetipos que había leído en sus referentes de novela negra -Raymond Chandler, Ross MacDonald, Dashiell Hammett-. Personajes sin vida propia, que solo servían de hilo conductor para resolver el crimen: «Tiñan que ser personaxes que vivisen no tempo, que envellecesen, que tivesen vida, relacións familiares, psicoloxía...», explica.

Y todo eso lo vio muy claro cuando aterrizó en Santiago como delegado en Galicia para la agencia de noticias. Descubrió el escenario perfecto para cometer un crimen: «A Compostela desa época era un lugar fascinante. Tamén tiña algo de aldea. Nunca a mirara así ata que vivín nela. Era un espazo idóneo, de rúas estreitas e con poucas luces. E xurdiu ese espazo negro onde cometer un crime podería parecer doado. Santiago chamoume para facer a obra». Y así fue como nació Crime en Compostela en la cabeza de Reigosa. El final de la obra tampoco podía ser de otro modo, muy noir: «Estiven tres ou catro días facéndolle correccións e fun ver a un amigo catedrático de Galego para que me detectase os castelanismos. Acabamos bebendo whisky. Cando es novo xa se sabe...», comenta el que fue desde el primer momento consciente de que estaba abriendo un camino en el mundo de la narrativa gallega: «Era consciente de que non existía novela policial galega, que se abría un camiño no que a xente podería consideralo unha idiotez ou non». La respuesta fue contundente. Reigosa ganó la primera edición del Premio Xerais y se publicaron ocho ediciones seguidas.

Si las calles de Santiago fueron testigo del asesinato de Aurelio Xieiro, un conocido constructor de la sociedad compostelana, la ciudad del crimen pasó a ser Vigo y alrededores con la irrupción de Domingo Villar, Pedro Feijoo, Francisco Castro y Beto Luaces en el panorama literario. A praia dos afogados fue la consagración de este escritor vigués que traspasa fronteras y que en los tres libros de la serie del inspector Caldas ya ha conseguido vender más de 70.000 ejemplares. Su última novela, O último barco, agotó la primera edición en tres meses.

Hasta la universidad portuguesa ha estudiado el bum de la novela negra en Galicia, que este año ha llegado al top también gracias a autoras como Arantza Portabales y Ledicia Costas.

En Vigo, «o thriller detectivesco alcanzou unha difusión descoñecida ata o momento [...]. A narración de suspense polas rúas de Vigo e a súa contorna foi acollida moi positivamente polo público e crítica, acadando, ademais, unha notable lexitimación cultural e académica, que transcendía a categorización popular e subxenérica que a narración policial tivo nos inicios», explica Xaquín Núñez, de la Universidade do Minho, en Vigo noir. Xeografías literarias e relacións intersistémicas na novela negra galega.

Las claves de este fenómeno literario las tiene claras Francisco Castro, autor de la novela negra Tes ata as dez (2014), otro auténtico éxito con más de 4.500 ejemplares vendidos. Ese es el mensaje que, supuestamente, recibe por correo electrónico el protagonista, Antonio Correa, de su padre. Un correo que llega un día después de la muerte de su progenitor y que le obligará a investigar un terrible asunto del pasado que quedó sin resolver. Castro destaca, por encima de todo, el hecho de que la novela negra es el género «que máis se consome»: «En primeiro lugar a madurez do sistema literario galego, xa é un sistema maduro e ocúpase de todas as temáticas. Faltábanos a novela negra, como explosión de xénero, no sentido de como se deu en castelán hai décadas. Así que é un síntoma de normalidade».

Otro factor que también subraya el director de la editorial Galaxia es el hecho de que los autores de ahora piensan en el lector: «Se nos anos 60 ou 70 o novelista pretende ser patriótico e que as novelas retraten Galicia, neste momento este asunto está superado e o que queremos é ter lectores e lectoras, facerlles pasar un bo momento, que pensen, que reflexionen [...], e nese sentido, o xénero negro permíteo moi ben». También apunta al hecho de que la generación actual de autores se ha criado viendo series de televisión: «Levamos toda a vida vendo historias de detectives, crimes, tramas de intriga, e loxicamente isto configúranos». Y como último factor determinante considera que «a literatura galega é unha literatura urbana»: «Escribimos historias urbanas e as cidades, nomeadamente Vigo, son escenarios que se prestan moito ás tramas policiais». Castro ya prepara un nuevo título que saldrá en enero, que cuenta con todos los ingredientes de un thriller detectivesco.

Este último aspecto, el del carácter urbano, también lo menciona Francisco Alonso, director de Xerais, que destaca el hecho de que la novela negra en Galicia está en evolución: «Temos a un autor tan importante como Diego Ameixeiras -con Conduce rápido (2014)-, que renovou o xénero de forma moi relevante, e así foi recoñecido fóra de Galicia. Un autor ao que na Semana Negra de Xixón lle teñen un enorme respecto. E iso é pola súa capacidade de renovar a novela negra. Vigo ten moito, unha estrutura urbana e unhas características urbanas que a fan máis próxima para a novela negra, pero hoxe a novela negra está moi aberta e ten moitas formas posibles», explica Alonso, que también destaca la obra de Manuel Esteban, A ira dos mansos (2016), premio Xerais del 2016 con 2.600 ejemplares vendidos, y que también está ambientada en Vigo: «A novela non nace como unha novela, senón como unha necesidade miña de contar cousas, de explicarme a min mesmo e á miña contorna o que estabamos a vivir como pais dun rapaz con síndrome de Down. E aínda que o que aparece é unha novela negra, realmente é unha escusa para falar da vivencia diaria dunha persoa con síndrome de Down», explicó el autor en una entrevista tras recibir el premio.

Vigo es también la capital del crimen para Pedro Feijoo en Os fillos do mar (2011), finalista de los premios Xerais de ese año y otro auténtico fenómeno literario en Galicia y con muy buenas críticas, con 9.800 ejemplares vendidos. Al igual que la ciudad olívica es protagonista en Os fillos do lume (2017) y 3.200 ejemplares, en el que la corrupción urbanística y la política entran también en escena. Sen piedade (2018) se convierte, en cambio, en una especie de «road movie literaria», en el que los verdaderos protagonistas no son los personajes principales, sino las mujeres que no tienen voz en el libro. Ansioso tiene Pedro Feijoo a los lectores que sacará un nuevo título el próximo mes, Un lume azul.

Otro auténtico hit ha sido Vicus. Un lugar do común (2017), publicada por el sello Bolanda y ambientada también en Vigo y en la Serra do Suído, ha desbancado el pasado año en préstamos en la Biblioteca Central de Vigo a bestsellers como Patria, de Fernando Aramburu, La verdad sobre el caso Harry Quebert, de Joël Dicker, La sustancia del mal, de Luca D’Andrea, y Todo esto te daré, de Dolores Redondo.

Las reinas del crimen

Sí, ellas pisan fuerte en el género negro. Como la escritora viguesa María Oruña. Su famoso Puerto Escondido (2015) acumula 19 ediciones con Planeta. El éxito de esta novela ha sido tal que, al año siguiente de publicarse, los Ayuntamientos de Suances, Comillas y Santillana del Mar acordaron realizar una ruta literaria oficial siguiendo la novela. La serie de la teniente Valentina Redondo continuó con Un lugar a donde ir (2017), con once ediciones y Donde fuimos invencibles (2018), su tercer trabajo, que ha sumado siete ediciones.

Con una imagen impactante comienza Beleza vermella (2019), de Arantza Portabales. El asesinato de la sobrina de una de las artistas más relevantes del panorama cultural por su círculo más cercano aparece escrupulosamente escenificado con una estampa que recuerda a una obra de vanguardia. En el momento del asesinato tan solo cinco personas se encontraban en casa. Una trepidante historia que ya ha enganchado a más de dos mil lectores.

La coruñesa Nieves Abarca también ocupa un puesto honorífico en el género negro. Desde el 2012 no ha dejado de cosechar éxitos con Vicente Garrido. Los casos de la inspectora Valentina Negro ya se han convertido en un clásico del género con cuatro entregas Crímenes Exquisitos (2012), Martyrium (2013), El hombre de la máscara de espejos (2014) y Los muertos viajan deprisa (2016). Su último trabajo de novela negra, El beso de Tosca (2018), ya había atrapado a más de 30.000 lectores a los pocos meses de salir a la luz.

El listado del noir gallego se cierra con una de las escritoras de moda, y con más garra, del panorama literario. Ledicia Costas abandona momentáneamente la literatura infantil tras el éxito de Escarlatina, a cociñeira defunta (2014) y la precuela Esmeraldina, a pequena defunta (2016) y se adentra en el trepidante género negro con una obra que no podrás dejar de leer hasta acabarla. Ya cuenta con más de 4.400 ejemplares vendidos. Así que hagan sus apuestas, pero recuerden que Galicia juega todo al negro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Galicia, todo al negro