El Puerto presume de sala a lo Gran Hermano

El organismo aprovecha un curso policial para señalar que la seguridad es el gancho para atraer a las consignatarias y dispone de cámaras que controlan todo el recinto


vigo / lA VOZ

La seguridad se ha convertido en un gancho para las consignatarias que buscan un puerto fiable en el que hacer escalas o descargas. Por ese motivo, el presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga, dijo que «hoy en día» la seguridad es un «activo comercial» porque el mundo no evoluciona encerrándose ni mirándose al ombligo y necesita estar interconectado, lo que obliga a mantener un tráfico marítimo entre países. En ese sentido, el puerto ha invertido mucho dinero en una sala de control, una especie de Gran Hermano «que lo ve todo» y que tiene una cobertura completa de toda la zona portuaria.

«Es evidente que un puerto que dé garantías de que no pasan cosas raras es uno de los factores que hace que las compañías marítimas se decidan a establecerse aquí», dice. Contó el caso de una «importante compañía» que se decidió a asentarse en Vigo atraída por su fuerte control de polizones y mafias. A ello se suma la «eficacia» de los policías, «guardianes de fronteras».

Veiga destacó que Vigo y los puertos de España son seguros contra los yihadistas. Holanda y Francia tienen más riesgos», dijo ayer el presidente portuario. Veiga recordó que en Vigo disponen de una sala «llena de cámaras y que parece Gran Hermano». Además, el puerto trabaja en mejorar los cierres de seguridad de su recinto. Este blindaje atrae a posibles clientes, incluidos los cruceristas y turistas, un sector que valora mucho la seguridad.

Veiga estuvo presente ayer en la inauguración de un curso nacional de agentes y mandos de toda España especializados en vigilancia portuaria. Alrededor de 70 policías nacionales participan en la edición 14 del curso de seguridad en puertos, que durará una semana. Los agentes aprenden nuevas técnicas de seguridad. Una de las tareas de los policías es que en este curso deben conocer a los consignatarios y a los capitanes mercantes para saber tratar con ellos y comprender sus necesidades para mejorar la seguridad portuaria.

Caballero en el río Misisipi

El alcalde de Vigo y expresidente del Puerto, Abel Caballero, fue el encargado de inaugurar las jornadas. En su discurso recordó que fue ministro de Transportes «cuando solo había dos remolcadores» y rememoró sus tiempos de capitán de la marina mercante en los que navegó por Oriente Medio o «el río Misisipi recogiendo maíz para llevarlo a España». Recalcó que ahora los puertos se han vuelto vulnerables y que hay que garantizar la seguridad de los cruceristas por su importancia económica para Vigo.

El jefe superior de la Policía Nacional en Galicia, Jose Luis Balseiro, resaltó ante los alumnos la importancia del Puerto de Vigo por la existencia de una terminal de carga ro-ro privilegiada, la presencia de una brigada de Extranjería, un importante tráfico de contenedores y el trabajo que hacen los agentes para evitar la amenaza terrorista que se puede introducir en los puertos.

El mando policial recordó que, desde el 2001, se pasó de una seguridad marítima centrada en el salvamento, «para evitar otro Titanic», a centrarse en una seguridad antiterrorista de los tráficos marítimos. «El barco no debe ir contaminado al pasar por muelles poco seguros», y esto obliga a que el Puerto deba tener una «calidad de seguridad». Balseiro cree que España está liderando este sector para ganar competitividad a nivel global.

La subdelegada del Gobierno en Pontevedra, Maica Larriba, resaltó la importancia comercial del tráfico mercantil en los puertos. Vigo es de interés general y estratégico por el control de las mercancías que se mueven.

Policías heridos en Barcelona

Los políticos que inauguraron el curso tuvieron en cuenta que los alumnos eran compañeros de profesión del agente vigués herido en Barcelona, por lo que le dedicaron unas palabras de ánimo.

López Veiga recordó lo difícil que fue que España se transformase en un país democrático avanzado y expresó su «gratitud, cariño y admiración» por los agentes heridos.

Caballero tuvo un recuerdo para los policías de Vigo y A Coruña, heridos en los disturbios de Barcelona y que hicieron un trabajo «más allá de los límites del deber», lo que calificó de «heroicidad». Caballero habló con la esposa del agente lesionado para darle su apoyo. La mujer se trasladó a Barcelona desde Vigo para acompañar a su marido herido.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Puerto presume de sala a lo Gran Hermano