El aniversario de la honra y los barcos

El marino Casto Méndez Núñez nació en Vigo en 1824 y recibe un homenaje 150 años después de su muerte


La frase ha pasado de sentencia histórica a dicho popular. ¿Quién no ha exclamado alguna vez ‘Más vale honra sin barcos…’? Porque las palabras de Casto Méndez Núñez resumen cierto arrojo quijotesco que siempre ha gustado a sus paisanos. Que convirtieron a este marino vigués en uno de los personajes más queridos de la última mitad del siglo XIX. Esta semana, en el 150 aniversario de su muerte, la Armada le dedicó un homenaje ante su estatua en la Alameda, que lo recuerda al igual que lo hace una placa de mármol en su casa natal en la plaza de la Constitución. El pasado 21 de agosto se cumplió el sesquicentenario del fallecimiento del contralmirante, afamado como héroe del Callao con su fragata blindada Numancia. Había nacido en Vigo en 1824 como señala la placa instalada por la sociedad recreativa El Gimnasio frente al entonces ayuntamiento y hoy Casa Galega da Cultura. Además, Méndez Núñez era el propietario de un hermoso pazo donde más tarde residiría la escritora y jurista Concepción Arenal.

La balaustrada de esa casa noble todavía se conserva en los jardines del pazo Quiñones de León, en Castrelos. Su formación como marino comenzó en la Escuela Náutica de Vigo y tuvo vocación de héroe desde muy temprana edad. De hecho, las crónicas dicen que, cuando contaba solo 10 años, salvó a dos niños de morir ahogados en la playa del Areal. Su muerte en 1869 provocó una auténtica conmoción. Sepultado primero en Pontevedra, sus restos mortales fueron depositados cinco años después en el Morrazo, donde visitó su tumba el rey Alfonso XII en 1877. Más tarde, en 1883, fue trasladado al Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando, en Cádiz, a bordo de la fragata Lealtad, que zarpó de Vigo escoltada con por una escuadra británica al mando del almirante William Dowell.

Biografía

«Todas las avenidas y alturas del muelle de Vigo se veían el 9 de julio de 1883 invadidas por una multitud de personas, ávidas de dedicarle un último adiós al leal marino, que la fragata Lealtad tenía que transportar a San Fernando», escribía Nicolás Taboada Fernández en su Biografía de D. Casto Méndez Núñez. Llevado por el entusiasmo, el autor añadía que en los vigueses se unían pena y alegría: «por desprenderse para siempre de las preciosas cenizas que, guardadas en el sepulcro de O Con, eran el preciado tesoro de los hijos de la Oliva y formaban, al lado opuesto de la ría, cerradas en piedra sin labrar, un estigma glorioso de las playas gallegas y un símbolo del destino que impulsó al genio a vivir navegando los mares y a morir también entre el rumor de las salobres olas».

Su monumento en la plaza de Compostela acogió este viernes su homenaje. Aunque no se pudo igualar el boato de su inauguración el 22 de agosto de 1890, cuando asistió a la ceremonia toda una personalidad del momento, el inventor del submarino, Isaac Peral. Aquel viernes, un inmenso gentío se dio cita en la plaza de Compostela para contemplar una estatua que fue sufragada por la «sociedad higiénica y recreativa» Gimnasio, que pagó sus honorarios al escultor Agustín Querol tras hacer una cuestación entre sus socios. Además de Isaac Peral, asistió al acto un familiar del marino, Isidoro Méndez Núñez. Y la parte musical estuvo a cargo de los orfeones La Oliva, de Vigo; Los Amigos, de Pontevedra; Orfeón Gallego, de Lugo; las bandas de música municipales de Tui y Vigo; y las de los regimientos de Murcia y de León.

Desde su muerte, cuatro buques de la Armada han llevado su nombre: una fragata blindada, un crucero ligero, un destructor y la moderna Fragata F-100, que sigue en activo. Pero, de entre todos sus monumentos y homenajes, lo que dejará al vigués Méndez Núñez para la historia será siempre una frase, que ni siquiera es seguro que pronunciase: «Más vale honra sin barcos, que barcos sin honra».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El aniversario de la honra y los barcos