El exitoso viaje de vuelta de Hugo, el cervecero nómada

Jorge Casanova
JORGE CASANOVA REDACCIÓN / LA VOZ

VIGO CIUDAD

Pepa Losada

Un joven de Viveiro pone en marcha una marca artesanal después de formarse en los Países Bajos

21 sep 2019 . Actualizado a las 10:27 h.

La pasión por la cerveza suele traer consecuencias indeseables, aunque no siempre. A Hugo Freijanes le abrió camino en la vida y sigue constituyendo su principal ocupación. Hugo, que actualmente vive a caballo entre Vigo y Viveiro es un apasionado de la producción artesanal. En realidad, estudió Diseño Gráfico en Barcelona e intentó desarrollar esos conocimientos en Vigo. Pero no tuvo suerte. Mientras tanto, progresó en la afición de producir cerveza, en la magia de modificar aromas y sabores a través de los procesos de elaboración.

Al final, Hugo se dejó llevar por la cerveza y aprovechó un proyecto de investigación en Ámsterdam para avanzar en sus conocimientos. Allí estuvo seis meses profundizando entre levaduras hasta que conectó con una empresa que intentaba vincular sus dos pasiones: el diseño gráfico y la cerveza artesanal. No se lo pensó y estuvo trabajando y aprendiendo un año más.

Hugo, que es de Viveiro, sintió también la morriña. Dice que estuvo muy a gusto trabajando en los Países Bajos -«un buen lugar para vivir»-, pero que echaba de menos su tierra y a su novia, que se había quedado en Vigo. Así que empaquetó sus conocimientos y sus ilusiones y se decidió a producir cerveza en Galicia. Y no una cerveza cualquiera. «Se llama Farm House y tiene que ver con la tradición rural de Bélgica evolucionada con las nuevas cervezas que se producen en Estados Unidos».