Vigo golea a A Coruña en obras públicas

Entre enero y junio los contratos de la ciudad olívica multiplicaron por 13 los de María Pita


A Coruña / La Voz

La obra pública finalizó el pasado mandato bajo mínimos en A Coruña. La baja ejecución presupuestaria y la escasa licitación supuso una importante reducción del volumen de actuaciones públicas en la ciudad con cargo a los presupuestos municipales, sin que esa falta la hayan cubierto otras Administraciones con fondos relevantes.

Aunque el nivel de ejecución de los fondos locales mejoró ligeramente durante el último ejercicio, los datos de la Federación Gallega de la Construcción evidencian que el nivel de inversión de A Coruña acabó el mandato muy por debajo del de otras ciudades gallegas e incluso más abajo que otras localidades con mucha menos población que en A Coruña.

El informe de la entidad revela que entre enero y junio de este año -todavía con el gobierno local en manos de la Marea- A Coruña licitó 13 veces menos obra pública que el de Vigo. El consistorio olívico lidera con mucha distancia sobre el segundo, el listado de los municipios gallegos más inversores. Pasó de 26 millones de euros en concursos convocados en seis meses.

Para encontrar el de A Coruña hay que descender hasta la undécima posición de ese listado. A Coruña sacó concursos por valor de 1,9 millones de euros en el mismo período, prácticamente la misma cifra que Carballo y Boiro y algo por debajo de Lalín y Pontevedra.

Sanxenxo, por ejemplo, con casi 4 millones de euros, licitó el doble que A Coruña y O Grove, que roza los cinco millones, más del doble.

Narón, Arteixo, Ferrol, Lugo y Vilagarcía de Arousa están también por encima de la ciudad herculina y superan los 2 millones en contratos públicos.

Oleiros queda por debajo de todos ellos con 1,2 millones, una cantidad que, si se tiene en cuenta la población del municipio, sería proporcionalmente superior a la coruñesa. Entre las ciudades, solo Santiago y Ourense quedan por detrás del consistorio coruñés. 

Igual que en el 2018

Vigo no solo licitó más actuaciones en el primer semestre de este año, también lo hizo durante todo el 2018 pese a que su ayuntamiento y el coruñés cuentan con presupuestos anuales similares. En el 2018 la ciudad olívica tuvo 256 millones de fondos totales frente a los cerca de 250 millones de A Coruña. Sin embargo, durante ese ejercicio Vigo aprobó concursos por valor de 45 millones de euros y adjudicó obras por más de 35 millones, mientras que el gobierno local coruñés solo licitó 9 millones y contrató 6,5.

El municipio más poblado de Galicia realizó una decena de actuaciones presupuestadas en más de un millón de euros, entre ellas obras de humanización de calles, carriles bici y nuevos espacios deportivos, mientras que A Coruña solo tuvo una por encima de ese importe, la mejora de la iluminación pública en Los Rosales y la ronda de Outeiro.

Durante el último mandato María Pita fue incapaz de gastar su presupuesto anual en cada ejercicio, encontrándose a finales de cada año con importantes remanentes. El gobierno local podría haber invertido esos fondos, pero para ello tendría que cumplir unos requisitos. María Pita no fue capaz de ajustarse a uno de ellos, el que obliga a pagar a los proveedores en menos de 30 días, motivo por el cual, en aplicación de la legislación en vigor, el Ayuntamiento tuvo que destinar 15 millones que iban a ser para obras a pagar deuda municipal. Otros ayuntamientos y Administraciones gallegas sí cumplen con esos criterios, como la Xunta, las diputaciones y ayuntamientos como los de Lugo y Vigo, por lo que no tuvieron esos problemas. 

Cambio de tendencia

El nuevo gobierno local del PSOE se encontró a su llegada a María Pita con el problema del bajo volumen de licitación de obras. Desde el ejecutivo local trabajan ahora para cambiar esa tendencia. Entre otras cosas, esperan poder sacar a concurso en las próximas semanas proyectos que llevan meses esperando. Además, su intención es preparar un plan de obras que estaría pendiente de la aprobación de los presupuestos, que se empezarán a negociar con los partidos de la oposición durante este mes.

Los socialistas dependen sobre todo de la Marea para lograr aprobar ese documento. La intención de la alcaldesa, Inés Rey, es la de comenzar el año 2020 con las cuentas para ese año en vigor. Ese objetivo obligará al ejecutivo a consensuar en el corto plazo los números y a incluir en la agenda actuaciones propuestas por otros partidos, en particular por la Marea, llave para que el PSOE alcance la mayoría en el pleno. Actualmente los presupuestos en vigor son los del 2018, prorrogados. El gobierno local cerrará con ellos el ejercicio y centrará los esfuerzos en desarrollar los del 2020.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Vigo golea a A Coruña en obras públicas