La declaración de emergencia climática es urgente

El pleno del Concello de Vigo podrá, o no, asumir la evidencia: el nivel del mar sube 2,5 centímetros por década


Amigos da terra vigo@tierra.org

Solo faltan 72 horas para que el Concello de Vigo someta a votación una de las decisiones más trascendentes de su historia reciente: la declaración de emergencia climática. No seremos una excepción, la misma moción se va a presentar en muchos otros ayuntamientos. Quizás parezca que no es para tanto, y que decretar una emergencia resulta exagerado. Nada mejor que aportar algunos datos contrastados (no opiniones) y juzguen ustedes la pertinencia del calificativo.

La concentración media de CO2 en la atmósfera oscilaba en una parte por millón (1 ppm) por siglo mientras Vigo entraba y salía de las edades del hielo. Actualmente, ese incremento de 1 ppm de CO2 se produce cada cinco meses. Ya hace mucho que hemos rebasado la frontera límite admisible por el planeta de 350 ppm. Superamos ya las 415 y en vertiginoso ascenso (en apenas dos siglos el equivalente a 3 millones de años).

El total de emisiones de gases de invernadero, calculado a la baja, por parte de la ciudad de Vigo, es decir, su contribución al cambio climático es de 1.955.000 toneladas anuales, que vienen siendo 6,5 toneladas por habitante y año. En los cinco minutos que se tardan en leer esta página Vigo arroja a la atmósfera más de 18 toneladas de solo uno de los múltiples gases contaminantes. Solamente el tráfico de Vigo genera 600.000 toneladas anuales de CO2, unas 2 toneladas anuales per cápita solo en este concepto.

Con los últimos datos localizados las emisiones del transporte marítimo del puerto de Vigo, contando solamente pasajeros y mercancías, equivalen a 5.800 toneladas anuales de CO2 sin contar el sector pesquero, en donde se concentra la mayor parte de nuestras emisiones, nada menos que 297.000 toneladas anuales. Todo esto nos ofrece una cifra final: el conjunto del transporte marítimo en Vigo supone la emisión anual de 302.800 toneladas de CO2..

Para que las cifras fueran completas tendríamos que añadir el tráfico estrictamente portuario por carretera, siendo optimistas unas 800 toneladas más. Si les parece mucho añadan que solamente las oficinas portuarias emiten 270 kilos de CO2 diarios, poca cosa comparado con las emisiones de los edificios municipales En el caso concreto del aeropuerto de Vigo, sumando el número de ciclos de aterrizajes y despegues, Peinador contribuye al cambio climático emitiendo 179.000 toneladas anuales de CO2 en tránsito de viajeros y 26.000 toneladas más en desplazamientos de carga.

Los efectos ya están medidos. El nivel del mar asciende en Vigo 2´5 cm por década (la próxima década serán más de 3 cm y en aumento exponencial) la temperatura media de la ría aumentó un grado, traducido en la práctica extinción de especies de flora y fauna marina y el desplazamiento de poblaciones como el pulpo y la sardina. El afloramiento de las rías, el zooplacton y el fitoplacton están en descenso, y son la base del ecosistema y de su productividad. El régimen de lluvias cambia y ya afecta a la fenología de los cultivos con una pérdida vertiginosa de materia orgánica en los suelos. Ya llega la nueva tipología de incendios, los «incendios climáticos» más intensos, devastadores y desestacionalizados (se nos presentaron en sociedad en Vigo en Octubre de 2017) y muchos más indicadores, muchos más.

¿Les parece catastrofismo? Es lo que la comunidad científica nos dice que ya está sucediendo. ¿Porqué entonces decretar una emergencia climática ahora? Sencillamente porque, por una vez, vamos a intentar adelantarnos a los acontecimientos. El cambio climático lo pudimos evitar. Tuvimos la oportunidad de hacerlo, pero la dejamos pasar y ya es tarde para eso. Hemos cambiado el clima de este planeta de manera irreversible. ¿Qué podemos hacer ahora entonces? Evitar las consecuencias catastróficas de ese calentamiento global, que ya empiezan a asomar a nivel global y local. Porque lo que estamos viviendo son los efectos leves, y no es nada comparado con la que se nos viene encima. En solo 72 horas el Concello de Vigo asumirá, o no, la evidencia de la emergencia climática. Estamos a tiempo, pero nos queda poco tiempo, no esperemos más.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

La declaración de emergencia climática es urgente