La mujer sin techo de O Calvario ya había sufrido más agresiones

Según una vecina que alertó a la policía, le pegaron en el cajero sin motivo aparente


«Estaba sentada en un banco y me acerqué a ella para ver si necesitaba algo. Cuando me vio se echó a llorar mientras sangraba por la nariz», así explica el encuentro con la persona sin hogar agredida en O Calvario la vecina que llamó a la Policía Local de Vigo para avisar de la agresión. No fue la primera que sufrió está mujer. Según le contó a la vecina que la atendió ya le ha pasado más de una vez en ese cajero. «Le pegaron sin motivo aparente», denuncia la vecina.

Después de llamar a la policía la vecina trató de consolar y ayudar a la víctima. Una mujer de entrada a edad y que lleva tiempo durmiendo en el barrio. «Nunca se mete con nadie y es amable», destaca la vecina.

Al parecer un hombre entró en el cajero en el que ella dormía y sin motivo aparente empezó a propinarle patadas en el cuerpo y en la cara. No fue hasta la mañana siguiente cuando pudo ser atendida por los sanitarios. Su vecina la encontró en un banco próximo en silencio.

Por ahora no hay culpables, pero la Policía Local trata de encontrar al culpable a través de las grabaciones de la sucursal bancaria.

El colectivo Os Ninguéns crítica un nuevo episodio aporofóbico (rechazo al pobre) que demuestra que «as personas empobrecidas están a ser estigmatizadas e son obxecto e diana de humillacións e agresións». Según la agrupación, las instituciones públicas debe revisar sus políticas para que las condiciones de las personas de bajo recursos sean mejores y situaciones como la del martes no se repitan.

La Policía Localo busca a los agresores de una mujer indigente que dormía en un cajero de Vigo

Revisan las cámaras de seguridad de una entidad próxima al antiguo Hospital Xeral para identificar a los responsables

jorge lamas

Una mujer de avanzada edad indigente fue agredida por un desconocido mientras dormía en el cajero automático de un banco el pasado martes. A las diez de la mañana, la sala de comunicaciones de la Policía Local de Vigo recibió una llamada de un vecino de la zona del antiguo Hospital Xeral, alertando de que se había encontrado a una persona llorando en la calle. Una patrulla del 092 se desplazó hasta el lugar indicado, donde se encontraron a la víctima.

Según el testimonio facilitado a los agentes, la mujer afirmó que la pasada noche, mientras dormía en un cajero, alguien la había agredido. Los policías solicitaron una ambulancia, que trasladó a la persona herida hasta el Hospital Álvaro Cunqueiro para ser tratada de las lesiones causadas por la agresión.

A partir de ese momento, la Policía inició las indagaciones para tratar de conocer la identidad del agresor. Así, se realizaron gestiones con los responsables de la entidad bancaria donde se produjeron los hechos con la finalidad de acceder a la grabación de imágenes e identificar a los implicados.

El colectivo Os Ninguéns deunció ayer el nuevo episodio de aporafobia, que demuestra que las personas empobrecidas están siendo estigmatizadas y son objeto de humillaciones y agresiones.

No es el primera ataque que sufren indigentes que duermen en los cajeros de los bancos en Vigo. A mediados del pasado mes de junio, el Juzgado de lo Penal número 2 de Vigo citaba para juicio a dos individuos, uno condenado por hurto, por sacarle todos sus ahorros a un indigente que dormía en la entrada de una sucursal de la calle Colón. La Fiscalía les acusó de ser coautores de un delito de hurto y pidió 18 meses de cárcel para el reincidente y un año para el amigo. Ambos entraron en el cajero y, mientras la víctima dormía en un saco con mantas, se apoderaron de la bandolera del sintecho, la cual contenía documentación, 320 euros, un móvil y unas gafas de 160 euros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La mujer sin techo de O Calvario ya había sufrido más agresiones