La TAP es la cuarta aerolínea que se fuga de Peinador a sus competidores

Carlos Punzón
carlos punzón VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

XOAN CARLOS GIL

La terminal viguesa tiene la asignatura pendiente de mantener su oferta

19 ago 2019 . Actualizado a las 22:03 h.

En menos de cinco años el aeropuerto de Peinador ha visto como cuatro compañías que habían operado en la pista viguesa acabaron llevando sus aviones a terminales próximas y competencia directa de la infraestructura aérea olívica. La fuga de la TAP es la última que ha seguido ese guion de desaparecer de la tabla de operaciones de Vigo y reaparecer con una oferta idéntica a pocos kilómetros. El vuelo que unía todos los días Vigo y Lisboa lo hará a partir de la próxima primavera desde Santiago. La TAP sigue el camino que hace unos meses tomó Ryanair tras no conseguir que el Ayuntamiento aumentase la aportación económica con la que atrajo a la compañía irlandesa a Peinador. Sus vuelos a Londres Stansted y Barcelona fueron llevados a Lavacolla también, y el de Dublín a Oporto.

Al aeropuerto luso derivó Air France sus vuelos a París tras once años en Vigo y haber llegado a contar con cuatro aviones diarios. Su instalación en el Sá Carneiro hace realmente difícil su vuelta. Y un camino diferente y más lejano es el que ha tomado Volotea, que tras tres años en Vigo en temporadas de verano y haber desaparecido de Peinador en el 2016, ha resurgido en Galicia de la mano del aeropuerto de A Coruña con un vuelo a Bilbao.

Cuatro marchas que confirman que el aeropuerto de Vigo tiene ante sí la asignatura pendiente de conseguir mantener su oferta y la diversidad de aerolíneas para favorecer la competencia.