El médico de Sorolla sale del olvido

Una ponencia del urólogo Fernando Domínguez Freire rescata la figura de Rafael Martínez Uzal y su relación con Vigo


vigo / la voz

«Hasta ahora este personaje era muy desconocido y no había llamado la atención de nadie», explica Fernando Domínguez Freire, urólogo en el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo e investigador de la historia médica. El personaje al que se refiere es el médico Rafael Martínez Uzal, también urólogo que ejerció a comienzos del siglo pasado. Ese olvido se ha desvanecido ahora debido a que en el LXXXIV Congreso Nacional de Urología, celebrado en Bilbao, el médico e investigador vigués realizó una presentación de Martínez Uzal que fue muy bien acogida por sus colegas de profesión.

«Lo que más me llamó la atención del personaje fue la referencia a la patología y a su actividad urológica, porque fue un clínico muy destacado de principios el siglo XX», explica Domínguez Freira. Formaba parte de un destacado grupo de médicos gallegos que fundaron la Escuela médica compostelana, entre los que estaba, entre otros, Gómez Ulla. «Fundamentalmente, tuvo una labor clínica que desarrolló en una consulta muy exitosa en Madrid», añade el urólogo vigués. En esa consulta atendió a destacados personajes de la sociedad de entonces y, aunque no realizó actividad quirúrgica, sí estaba conectado con la vanguardia de la actividad urológica del momento de la mano de Enrique Lluria, que fue su mentor, y de Joaquín Albarrán, el urólogo más destacado de principios del siglo XX.

Pero Rafael Martínez Uzal también tuvo una relación directa e indirecta con las Rías Baixas. «De la mano de Enrique Lluria, Martínez Uzal atendió en numerosas ocasiones a pacientes en Vigo, miembros de la alta burguesía local que no se podían desplazar a su consulta en Madrid», señala el médico del Álvaro Cunqueiro. En una de aquellas ocasiones, compartió el viaje con Alfredo Pérez Viondi, médico militar nacido en Cuba que fue alcalde de Vigo. Algunos años más tarde, en 1931, fue miembro de la comisión organizadora en las segundas jornadas médicas gallegas que se desarrollaron en Vigo. En aquellas ocasiones, entabló relación con los más destacados médicos vigueses del momento.

«Estuvo vinculado a círculos regeneracionistas a través de la Unión República y tuvo mucha relación con toda la Generación del 98, entre ellos, con el pintor Joaquín Sorolla», explica Fernando Domínguez. Fue una relación intensa que quedó documentada por un amplio número de cartas personales. Hasta tal punto, que el pintor regaló tres cuadros al médico. Uno de aquellos cuadros es Lavanderas de Galicia, pintado por Sorolla en su visita a Vilagarcía. El pintor levantino padecía una esclerosis de uretra y fue intervenido por Joaquín Albarrán, mientras que el posoperatorio fue llevado por Lluria, quien tenía relación con Martínez Uzal. «De ese triunvirato hay abundante documentación a través de cartas, en las que no solo hay consultas profesionales sino también de índole social y personal, o sea que hubo una estrecha relación», explica el autor de la investigación. Rafael Martínez Uzal también atendió al hijo de Sorolla, «un vividor» que sufría la enfermedad de la sífilis.

Otro de los famosos pacientes de Martínez Uzal fue Eugenio Montero Ríos, el político compostelano que llegó a ser presidente del Consejo de Ministros y ocupó varias carteras ministeriales entre finales del siglo XIX y comienzos del XX.

Con la presentación realizada por Fernando Domínguez Freire en el congreso de Bilbao se recupera la memoria de un médico importante en su tiempo, que mantuvo las conexiones con Galicia durante toda su vida a pesar de haber fijado su residencia en Madrid.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El médico de Sorolla sale del olvido