Abogados pioneros en implantar las charlas robotizadas descartan su uso

e. v. pita VIGO / LA VOZ

VIGO CIUDAD

XOAN CARLOS GIL

Un bufete de Vigo cambia de opinión y desiste de despachar con chats automatizados

22 jul 2019 . Actualizado a las 22:49 h.

La carrera para entrenar a programas de inteligencia artificial en la abogacía de Vigo ya ha sufrido su primer revés. Los sistemas de aprendizaje profundo están siendo utilizados por los grandes despachos mundiales para cribar la letra pequeña de contratos millonarios o calcular la probabilidad de éxito de un pleito a partir de las sentencias ya dictadas. Otro avance técnico que están adoptando los bufetes a nivel internacional es el uso de chatbots, los llamados robots conversacionales que contestan sin intervención humana las preguntas rutinarias del cliente. Sin embargo, el adiestramiento de estos chats automatizados no es tan fácil.

En Vigo, ya se han registrado los primeros fracasos entre los despachos pioneros que los quisieron poner en marcha se toparon con que la tecnología existente necesita desarrollarse más para ser operativa al nivel del usuario medio. Por ejemplo, el bufete Asesority Abogados, uno de los pioneros en ensayar el uso de chatbots, acaba de claudicar y renuncia a seguir usando las conversaciones automatizadas. Su idea era que las charlas robotizadas contestasen automáticamente las preguntas de sus clientes pero los resultados no les convencieron.

El programa de chatbot fue instalado en la web de Asesority a finales del año pasado y los letrados del despacho tuvieron que entrenar ellos mismos al programa con múltiples ejemplos de frases legales y preguntas habituales para que la máquina reconociese las consultas más usuales que hacen los clientes y las contestase correctamente de forma rutinaria. Era una forma de agilizar gestiones de forma automática y ahorrar tiempo a los consultores. El problema es que estas máquinas de aprendizaje profundo requieren un largo entrenamiento a partir de ejemplos para que reconozcan el lenguaje común de los clientes.