La jueza de Vigo oficia maratones de diez bodas civiles al día en verano

La magistrada del Registro Civil ha reforzado sus servicios con nupcias los miércoles


vigo / la voz

La jueza del Registro Civil oficia jornadas maratonianas de nueve e incluso diez bodas al día en los juzgados de Vigo para que ninguna pareja se quede sin cumplir su sueño en verano. La demanda de nupcias es tan alta en estas fechas que la magistrada ha tenido que habilitar un día extra cada semana para que todos los contrayentes entren en su agenda antes de las vacaciones. Por ese motivo, además de celebrar las ceremonias los martes y viernes, ahora también las oficia los miércoles. La jurista se turna con su letrado judicial o con un sustituto para que siempre haya una autoridad en la sala de bodas de los juzgados, donde también se celebran juicios de preferentes.

A lo largo del año, la magistrada celebra cuatro o cinco bodas los viernes y su letrado judicial los martes. Sin embargo, llegado junio y julio, la actividad se duplica, con casi una treintena de enlaces por semana y más de un centenar al mes, por lo que se ha añadido un día extra los miércoles.

Aquellos contrayentes que no consiguen fecha en los meses de verano para su ceremonia en los tribunales, ahora tienen la opción de casarse cuando lo deseen si recurren a los servicios de un notario, aunque este les cobrará una tarifa.

En las sesiones, los novios e invitados deben pasar por el detector de metales de la puerta del juzgado. Está prohibido arrojar arroz en los pasillos del edificio judicial, por lo que los allegados lanzan los granos a la pareja cuando pisa la calle. Hay novias que van en vaqueros, otras visten de alta costura e incluso se ha visto un esposo con una chaqueta estampada con signos de lenguaje informático. A ello se suma que muchos invitados contratan grupos de gaiteiros para recibir a los recién casados a la salida.

Aumenta la edad de las novias

Las bodas han experimentado un bajón en los últimos 20 años en la provincia, al caer de 4.416 enlaces a solo 3.223, un 27 % menos. A pesar de ello, cerca de 800 parejas siguen pasando cada año por los tribunales de los juzgados de Vigo para unir sus vidas.

Sin embargo, el perfil de los contrayentes ha mutado. Por ejemplo, la edad de las novias aumentó diez años. En 1998, las mujeres de Vigo y su área se casaban, mayoritariamente, entre los 20 y 29 años. Una década después, en el 2008, las pontevedresas esperaban cinco años más a casarse y las novias iban al altar entre los 25 y los 34 años. Pasada la crisis, en el 2017, las mujeres se decidían a contraer matrimonio, principalmente, entre los 30 y los 39 años. En espacio de dos décadas, se retrasaron diez años la edad de casarse.

El otro fenómeno que se observa es que aumenta el número de enlaces a partir de los 40 años. En 1998 solo hubo 146 mujeres de la provincia que se casaron pasados los 40. En el 2008, antesala de la crisis, habían dado ese paso 323, y en el 2017, la cifra de matrimonios tardíos se disparó a 909 en Vigo y el resto de la provincia. En solo una generación, las mujeres mayores de 40 que se casan se multiplicó por nueve.

Una explicación ante este cambio se debe a que, según han constatado los juzgados de Vigo, llegan muchas parejas a contraer segundas nupcias. Tras superar su divorcio, hacen una boda civil.

Casi cuatro de cada diez bodas en Galicia se celebran en la provincia de Pontevedra, pero el porcentaje ha caído del 37,1 % en 1998 al 35,2 % en el 2017.

Una abogada: «Les llevé los papeles a una pareja de Inglaterra que quiso casarse en Vigo»

A veces, los abogados tienen que hacer papeleo para los novios que quieren contraer matrimonio civil en Vigo y elaboran sus expedientes de matrimonio. La letrada Ana García Costas recuerda que una vez hizo de testigo para unos clientes que no tenían a nadie conocido en Vigo. «Los contrayentes estaban en Inglaterra y querían casarse en Vigo. Ambos eran de españoles y no había presentación por vía telemática. Presenté el expediente y les hice de testigo», dice Costas. Esta añade que los expedientes de nacionalidad también se hacen ahora por vía telemática en el Registro Civil.

La letrada también tuvo que llevar un caso de un expediente de matrimonio donde un contrayente era extranjero, y a veces estas se deniegan. «Estas bodas están muy controladas y las entrevistas y los informes de extranjería son muy severos», comenta la letrada.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La jueza de Vigo oficia maratones de diez bodas civiles al día en verano