A los 50 empieza lo bueno

VIGO CIUDAD

trumzz

SIN PREJUICIOS Pasan los años y lejos de perder el deseo sexual las ganas se mantienen y con energía renovada. Pasados los 50 la mente se abre a nuevas aventuras en la cama

29 jun 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

A medida que pasan los años, se obtiene mayor seguridad y confianza en uno mismo y esto se nota en la cama. De acuerdo con el estudio de TNS para Ourtime, más de la mitad de los solteros de la generación Silver (de entre 50 y 70 años) se sienten sexis, un dato que confirma que lejos de perder el apetito sexual, los años aportan una seguridad y una autoestima que permiten disfrutar de una forma más libre y relajada del sexo.

«Existen muchos mitos respecto a la sexualidad, uno de ellos es que una sexualidad activa, sana y regular es solo para la gente joven, la pubertad y los primeros años de adultez son de descubrimiento y curiosidad. Pero no tiene nada que ver con la práctica, tanto unos como otros pueden tener una actividad sexual similar», indica la sexóloga Emma Placer. De acuerdo con la experta, a partir de los 50 las mujeres se liberan más: «Empieza una etapa en las que preocupaciones como el embarazo dejan de existir, nos conocemos más y sabemos lo que nos gusta por lo que es un momento muy importante en la sexualidad, muy bonita de descubrir, y de aprendizaje».Prueba de que la seguridad y la autoestima aumentan con los años es que los nacidos en el baby boom prefieren la luz encendida desde la primera cita (un 59, 2 %). Esto se debe a su falta de pudor en la cama, algo que se traduce en una mejoría en sus relaciones sexuales.

Calidad y cantidad

Con los años las mentiras en el plano sexual también desaparecen y se abre una era más honesta. Según la encuesta de TNS, un 56, 3 % prefiere decir claramente lo que le gusta y lo que no en la cama, e incluso indicar sus preferencias de forma abierta. Para Emma Placer, esto está claramente ligado con la experiencia. «Los años nos dotan de un repertorio erótico más amplio, nos ayuda a centrarnos en la verdadera sexualidad más enfocada en la mente que en el cuerpo y focalizando el deseo. Pero como todo, cada persona lo vive a su manera». En cuanto al nivel de exigencia, la sexóloga explica que al sumar canas, pedimos más en todos los campos. «Creo que nos volvemos más exigentes a todos los niveles, no solo en el sexual en donde nos interesa la aventura, la variedad y la creatividad más que ser gimnastas del sexo». Normalmente durante la juventud se antepone la cantidad a la calidad, algo que con los años desaparece. «Cuantificar es una actitud más adolescente, a partir de cierta edad la calidad y lo diferente es lo que importa», sentencia Emma, que añade: «Igualmente hay que tener en cuenta que el aburrimiento, la fatiga, estar preocupados puede hacer que se reduzca la cantidad de relaciones».